Quien Crea Las Normas Oficiales Mexicanas?

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Información general
Sigla DGN
Ámbito México
Tipo Organización de estándares
Sede Cuauhtémoc, Ciudad de México
Organización
Ministros Secretaría de Economía
Entidad superior Organización Internacional de Normalización y Comisión Panamericana de Normas Técnicas
Relacionados https://www.facebook.com/DGNSE/
Sitio web

La Dirección General de Normas es una unidad administrativa dependiente de la Unidad de Normatividad, Competitividad y Competencia de la Secretaría de Economía, Es el encargado de ejercer las atribuciones conferidas en la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (abrogada),Ley de Infraestructura de la Calidad,la Ley Federal de Protección al Consumidor, la Ley de Hidrocarburos, Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, los reglamentos y demás disposiciones aplicables en materia de normalización, metrología y evaluación de la conformidad, así como los acuerdos y tratados internacionales en esa materia.

Por ende establece a través de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) de aplicación obligatoria, los estándares mínimos de calidad de los productos y servicios, que se ofrecen a los habitantes y por medio de las Normas Mexicanas (NMX) de aplicación voluntaria determina la calidad de los productos y servicios de que se trate, particularmente para la protección y orientación de los consumidores; dichas normas en ningún caso podrán contener especificaciones inferiores a las establecidas en las Normas Oficiales Mexicanas En México, las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) de carácter obligatorio, son elaboradas por las Dependencias del Gobierno Federal según sus atribuciones a través de los Comités Consultivos de Nacionales de Normalización; siendo estas de carácter público.

Mientras que las Normas Mexicanas (NMX) de aplicación voluntaria, son promovidas por el sector privado, a través de los Organismos Nacionales de Normalización según su competencia; Mientras que para las áreas no cubiertas por dichos organismos las normas son realizadas y promovidas por la Secretaría de Economía a través de sus Comités Técnicos de Normalización Nacional.

Para dar máxima eficacia en materia de normalización, la Secretaría de Economía participa en foros y organismos internacionales como son Codex Alimentarius, Comisión Panamericana de Normas Técnicas (COPANT), ​ Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) ​ y la Organización Internacional de Normalización (ISO).

​ De acuerdo con el Manual General de Organización de la Secretaría de Economía, la Dirección General de Normas es responsable de coordinar el sistema de normalización y evaluación de la conformidad, con base en lo dispuesto en Ley Federal sobre Metrología y Normalización y su Reglamento, para fomentar la competitividad de la industria y el comercio en el ámbito nacional e internacional.

  1. Aplicar la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, su Reglamento, la Ley Federal de Protección al Consumidor, la Ley de Hidrocarburos, la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, en el ámbito de competencia de la Secretaría de Economía, así como las disposiciones derivadas de dichas leyes, en lo relativo a la formulación, revisión, expedición, difusión y evaluación de la conformidad respecto de las Normas Oficiales Mexicanas y Normas Mexicanas.
  2. Elaborar y dar a conocer las políticas públicas y estrategias en materia de metrología, normalización y evaluación de la conformidad, en el ámbito nacional e internacional, sin afectar las atribuciones de promoción y difusión a nivel internacional de la Subsecretaría de Comercio Exterior.
  3. Establecer programas para el fomento de la calidad de los productos y servicios mexicanos y para la promoción y difusión de la normalización, metrología y evaluación de la conformidad, y de la investigación y análisis en la materia en coordinación con las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal competentes, los Organismos Nacionales de Normalización, las Entidades de Acreditación y las Personas Acreditadas por éstas, las instituciones de enseñanza superior, asociaciones o colegios de profesionales.
  4. Expedir y publicar la lista de instrumentos de medición, cuya calibración, verificación inicial, periódica o extraordinaria sea obligatoria.
  5. Autorizar el uso de contraseñas y marcas oficiales y, en su caso conceder licencias para el uso de estas últimas en los términos de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y su Reglamento.
  6. Elaborar conjuntamente con las dependencias competentes y Organismos Nacionales de Normalización, el Programa Nacional de Normalización y dirigir su ejecución en el área competencia de la Secretaría.
  7. Elaborar, revisar, expedir, modificar, cancelar y difundir las Normas Oficiales Mexicanas y Normas Mexicanas en el ámbito de competencia de la Secretaría, así como determinar la fecha de su entrada en vigor y coordinarse con otras dependencias para la elaboración conjunta de normas oficiales mexicanas.
  8. Establecer e implementar los procedimientos para la evaluación de la conformidad de las normas oficiales mexicanas y normas mexicanas u otras especificaciones, prescripciones o características determinadas, competencia de la Secretaría, y opinar sobre los procedimientos de evaluación de la conformidad elaborados por las demás dependencias competentes, relacionadas con los mismos.

¿Quién creó las normas oficiales mexicanas?

Competitividad y Normatividad / Normalización Competitividad y Normatividad / Normalización En un contexto de mercados mundiales caracterizado por la innovación tecnológica y la intensificación de la competencia, la actividad normalizadora es un instrumento indispensable para la economía nacional y el comercio internacional.

¿Cómo se crea una norma oficial mexicana?

Preguntas frecuentes NORMALIZACIÓN ¿Qué procedimiento se debe seguir para proponer la elaboración de una NOM? Primero se debe elaborar un anteproyecto de NOM del producto a normalizar, este anteproyecto debe estructurarse conforme a las disposiciones establecidas en la norma mexicana NMX-Z-013-1-1977 «Guía para la redacción estructuración y presentación de las normas oficiales mexicanas».

Una vez concluido el anteproyecto, se ingresa a la DGN una solicitud de elaboración de una norma oficial mexicana sobre el tema de interés, la cual debe estar sustentada en alguna o algunas de las fracciones del artículo 40 de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, y se deben describir las características de uso del producto, a fin de proporcionar la mayor información en relación a los riesgos que corre el usuario en el manejo del mismo.

Al momento del ingreso de la solicitud, ésta debe acompañarse del anteproyecto de NOM y de una relación de empresas e instituciones que integrarán al grupo de trabajo que analizará el citado anteproyecto de NOM. ¿Cómo se puede participar en la elaboración de una norma oficial mexicana competencia de la Secretaria de Economía? La elaboración de las normas oficiales mexicanas se lleva a cabo en foros abiertos, donde toda persona física o moral interesada en la participación de la elaboración de alguna NOM puede hacerlo libremente, únicamente se requiere de un nombramiento por escrito, en el cual se indique el nombre o los nombres de las personas que asistirán a las reuniones de trabajo.

  • Los particulares manifiesten que sus productos, procesos o servicios son conformes con dichas normas mexicanas;
  • Las dependencias requieran en una norma oficial mexicana la observancia de una norma mexicana para fines determinados, y
  • Las entidades de la administración pública federal la soliciten para fines de adquisición, arrendamiento o contratación de bienes o servicios.

¿Durante el proceso de la NMX, de qué manera se da formalidad de que serán incluidos los comentarios recibidos durante el período de consulta pública? A diferencia de las normas oficiales mexicanas, en las que los comentarios se publican en el Diario Oficial de la Federación (DOF); los comentarios hechos a las normas mexicanas no son publicados en el DOF, pero se formalizan al dar respuesta en sesiones donde los que emitieron los comentarios se encuentren presentes.

¿Cuáles son los requisitos para obtener el registro como organismo nacional de normalización? Ser una persona que tenga por objeto social el de normalizar, que sus labores de normalización se lleven a cabo a través de comités integrados de manera equilibrada por personal técnico que represente a nivel nacional a productores, distribuidores, comercializadores, prestadores de servicios, consumidores, instituciones de educación superior y científica, colegios de profesionales, así como sectores de interés general y sin exclusión de ningún sector de la sociedad que pueda tener interés en sus actividades; y tengan cobertura nacional.

Presentar a la Secretaría de Economía, la solicitud de registro como Organismo Nacional de Normalización (formato SE-04-001, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 2004-12-10). ¿Cuál es la fecha límite para solicitar la inclusión de temas al Programa Nacional de Normalización (PNN)? Para que los temas puedan ser integrados al PNN deberán ser remitidos por las dependencias, los Organismos Nacionales de Normalización y los Comités Técnicos Nacionales de Normalización, a la Dirección General de Normas, en su carácter de Secretariado Técnico de la Comisión Nacional de Normalización a más tardar el último día del mes de noviembre para el programa del año inmediato siguiente.

¿Cuál es la fecha límite para ingresar temas en el Suplemento al Programa Nacional de Normalización? A fin de que se puedan integrar los temas, éstos deberán ser remitidos por las dependencias, los Organismos Nacionales de Normalización y los Comités Técnicos Nacionales de Normalización al Secretariado Técnico de la Comisión Nacional de Normalización a más tardar el último día del mes de junio del año al que corresponda el PNN.

¿Cuál es la diferencia entre un reglamento técnico y una norma? Un REGLAMENTO TÉCNICO es un documento que establece las características de un producto o proceso y métodos de producción con ellos relacionados, con inclusión de las disposiciones administrativas aplicables, y cuya observancia es OBLIGATORIA.

El equivalente a un reglamento técnico en México es la NORMA OFICIAL MEXICANA (NOM). Por otro lado, una NORMA es un documento que establece las características de un producto o proceso y métodos de producción con ellos relacionados, con implicaciones de calidad, y cuya observancia es voluntaria. El equivalente de una NORMA en México es la NORMA MEXICANA (NMX).

¿Cómo puedo adquirir una norma internacional? Para adquirir una norma internacional, lo invitamos a contactar directamente al organismo que la emitió, a través de su página de Internet: · Organización Internacional de Normalización ISO: www.iso.org (sólo en inglés, normas con derechos de autor por lo que tienen costo para adquirirlas) · Comisión Electrotécnica Internacional (IEC): www.iec.ch (sólo en inglés, normas con derechos de autor por lo que tienen costo para adquirirlas)

  • · Comisión del Codex Alimentarius: (disponible en español, el organismo no cobra regalías por sus normas)
  • EVALUACIÓN DE LA CONFORMIDAD
  • ¿Es obligatorio contar con la certificación de mis productos?
  • Es obligatorio certificar los productos en los siguientes casos:

a) Cuando en el texto la Norma Oficial Mexicana, que aplique al producto, así lo requiere. b) Cuando el Procedimiento de Evaluación de la Conformidad aplicable así lo requiera. c) Para la importación de productos sujetos a normas oficiales mexicanas. d) Para productos sujetos a normas oficiales mexicanas vinculadas con denominaciones de origen.

  1. f) Para las adquisiciones y contrataciones públicas.
  2. ¿Cómo se declara el país de origen en los productos agrícolas en su etiquetado?
  3. En los productos agrícolas se debe declarar como país de origen a aquel en el que son cosechados.
  4. ¿Qué se debe entender como etiquetado permanente de información comercial?
  5. Etiquetado permanente es aquel que se conserva en el envase de los productos bajo condiciones de transporte y manejo normales, cuando menos hasta que el producto sea adquirido por el consumidor final.
  6. METROLOGÍA
  7. ¿Cuál es la importancia de los instrumentos de medición?

Determinar el valor de las magnitudes que deben cumplir los productos, procesos o servicios, conforme a especificaciones, para seguridad y confianza de los usuarios. En el caso de las transacciones – comerciales, industriales o de servicios – que se realicen en base a cantidades, garantizan que éstas sean confiables y uniformes, según señala el artículo 15 de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (LFMN).

¿Qué es la aprobación del modelo o prototipo de instrumentos de medición? Es un control metrológico que establece el artículo 10 de la LFMN para los instrumentos de medición sujetos a una norma oficial mexicana; y tiene por objeto evidenciar la aptitud del prototipo a partir del cual se conformarán los instrumentos de medición de que se trate, para ser utilizados en alguna de las actividades contenidas en el citado artículo 10 de la LFMN, esto es: I.

Una transacción comercial o para determinar el precio de un servicio; II. La remuneración o estimación, en cualquier forma, de labores personales; III. Actividades que puedan afectar la vida, la salud o la integridad corporal; IV. Actos de naturaleza pericial, judicial o administrativa; o V.

  • ¿Cómo se determina la aptitud del prototipo?
  • Con base en los informes de calibración y pruebas emitidos por el Centro Nacional de Metrología o por los laboratorios de calibración o de pruebas, acreditados y aprobados, que sirvan de base para la certificación; los cuales se llevarán a cabo bajo procedimientos establecidos en las normas oficiales mexicanas y conforme a las disposiciones relativas de la LFMN y su Reglamento.
  • ¿En qué momento debe obtenerse la aprobación del modelo o prototipo del instrumento de medición?

Determinar el valor de las magnitudes que deben cumplir los productos, procesos o servicios, conforme a especificaciones, para seguridad y confianza de los usuarios. En el caso de las transacciones – comerciales, industriales o de servicios – que se realicen en base a cantidades, garantizan que éstas sean confiables y uniformes, según señala el artículo 15 de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (LFMN).

  1. ¿Cuál es la vigencia de la aprobación del modelo o prototipo?
  2. La vigencia es indeterminada, mientras no se modifiquen las condiciones bajo las cuales fue expedida dicha aprobación, o bien, se modifique o cancele la norma oficial mexicana correspondiente, como señala el trámite SE-04-002, «Aprobación del modelo o prototipo de instrumentos de medición y patrones sujetos a norma oficial mexicana, previa a su comercialización.
  3. ¿Quiénes están obligados a solicitar la aprobación del modelo o prototipo?
  4. Los fabricantes, importadores, distribuidores y comercializadores de instrumentos para medir, antes de su comercialización, más no las personas a las que dichos fabricantes, importadores, distribuidores o comercializadores vendan los instrumentos de medición.

: Preguntas frecuentes

¿Cuándo se crean las normas oficiales mexicanas?

Las Normas Oficiales Mexicanas * Por Guillermo Roura Pérez Las Normas Oficiales Mexicanas (NOMs) son regulaciones de contenido técnico cuya definición se encuentra en la Ley Federal sobre Metrología y Normalización: «Artículo 3 fracción XI: la regulación técnica de observancia obligatoria expedida por las dependencias competentes, conforme a las finalidades establecidas en el artículo 40, que establece reglas, especificaciones, atributos, directrices, características o prescripciones aplicables a un producto, proceso, instalación, sistema, actividad, servicio o método de producción u operación, así como aquellas relativas a terminología, simbología, embalaje, marcado o etiquetado y las que se refieran a su cumplimiento o aplicación.» Las NOM deben ser revisadas cada cinco años a partir de su entrada en vigor (artículo 51, párrafo tercero).

Como lo indica la ley, su observación es obligatoria y es motivo de distinción de las Normas Mexicanas (artículo 3 fracción X). Las Normas Oficiales Mexicanas se pueden consultar en el Diario Oficial de la Federación, instrumento a través del cual se publican de manera oficial. En el tema de salud, las Normas Oficiales Mexicanas tienen como finalidad establecer las características que deben reunir los procesos o servicios cuando estos puedan constituir un riesgo para la seguridad de las personas o dañar la salud humana.

También se organizan por temas, de acuerdo con su ámbito de aplicación desde alimentación y tratamiento de agua, pasando por atención, prevención y tratamiento de la salud, hasta plaguicidas y sustancias tóxicas. Por lo cual, las Normas Oficiales Mexicanas sientan las bases técnicas necesarias para ejecutar –dentro de un marco regulatorio- las actividades necesarias de los productos y servicios que llegan a la sociedad.

See also:  Que Son Las Leyes Y Normas De Convivencia?

Agua – Alcohol – Alimentos – Bebidas alcohólicas – Bebidas no alcohólicas – Buenas prácticas – Calidad del aire – Cerámica y alfarería – Cereales – Dispositivos médicos – Envases – Equipo de rayos X – Equipos e Instrumentos Médicos y Quirúrgicos – Etiquetado – Evaluación y Análisis de Riesgo – Fármacos – Farmacopea – Farmacovigilancia – Fórmula para Lactantes – Juguetes y Artículos Escolares – Laboratorios – Medicamentos – Métodos de Prueba – Nutrientes Vegetales – Plaguicida – Plomo – Productos Cárnicos – Productos de Aseo y Limpieza – Productos de la Pesca – Productos Cosméticos – Reactivos y Medios de Cultivo – Remedios Herbolarios – Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos – Salud Ocupacional – Sangre Humana – Suplementos Alimenticios – Sustancias Tóxicas Es muy interesante y ardua labor realizar una discusión de todas o al menos las principales normas del tema de salud.

Realizar ese ejercicio, una por una, es sin duda muy valioso y necesario. Me gustaría, sin embargo, en esta oportunidad aprovechar el espacio para no realizar una crítica corta y con poco o ningún impacto en tratar de entender, justificar y aprovechar la existencia de una norma en particular y si ésta realmente incide y ayuda a cambiar el contexto nacional hacia un beneficio de la población en materia de salud.

Es mi preferencia entender el contexto actual en el que se utilizan las normas y si estas realmente inciden y ayudan a cambiar nuestro contexto más allá del propósito para el cual fueron hechas. Si bien las NOMs son un complemento a la regulación que permiten disponer de especificaciones, directrices, terminología y procedimientos de índole técnico aplicables a un producto, proceso, instalación, sistema, actividad, servicio o método de producción u operación, debo decir que hay una desvinculación total entre el objetivo para el cual fue creada la norma y el propósito superior que hoy debería cumplir dado el cambio socio-político, económico y tecnológico en que hemos incursionado como país.

Las normas existen y cumplen su «por qué» y «para qué», pero no involucran al «para quién» y el «cómo»; si lo hace, al menos es clarísimo que en realidad no ha servido demasiado porque de lo contrario no se requerirían ejercicios como éste. Que algunos cuantos sepan el propósito de las normas en su amplio contexto –quienes las hicieron y quienes las «deben» o «necesitan» usarlas- no significa que se alcance su objetivo y que podamos medir que realmente inciden en el bienestar poblacional.

Por supuesto, en lo absoluto motiva tampoco que eso suceda. Quién hace las normas, para qué, para quién, cómo se tienen que ejecutar, quién está al pendiente de que se lleven a cabo, quién vigila que suceda, son preguntas importantes relevantes para la autoridad, para el usuario y para los que vivimos y consumimos los resultados de su creación y aplicación.

Por ejemplo, la Ley Federal sobre Metrología y Normalización indica los pasos, propósitos y lineamientos que es necesario cumplir para la emisión de cualquier normativa, y que después de un proceso de elaboración y consulta, se publica en el Diario Oficial de la Federación para su entrada en vigor.

Por otro lado, la industria farmacéutica tiene un órgano regulatorio que es la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), que como su nombre lo indica regula y gestiona el riesgo que implica para la salud la producción, comercialización, importación, exportación, etc. de insumos para la salud, observa el cumplimiento de la regulación en su ámbito de competencia entre otros temas.

Sin embargo, vivimos entre 2018 y 2019 el caso de la emisión de lineamientos para el Control y Regulación de la Cannabis expedido por dicha comisión, incumpliendo lo establecido por la propia Ley. Dichos lineamientos debieron expedirse, en principio, como Norma Oficial Mexicana.

  1. Sin poder precisar las causas que impidieron que ello sucediera, lo primero tampoco debió ser.
  2. Otro ejemplo es que las Normas –más allá de ser un marco normativo complementario a la regulación sanitaria- no son aprovechadas por los programas de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) para conducir la investigación y desarrollo del país en búsqueda de cumplir el objetivo principal que tiene ésta, que los resultados de investigación realmente impacten a la sociedad y beneficien el bienestar de esta.

Y a su vez la regulación sanitaria a través de las leyes, sus reglamentos y normas, así como a través de los respectivos Planes de Desarrollo, Programas Sectoriales y Programas Institucionales no aprovechan –lo suficiente- el contexto nacional e internacional de la Ciencia, Tecnología e Innovación para vincularse a grupos académicos y de investigación, emprendedores y al ecosistema de innovación, para facilitar el camino hacia convertir realmente a México en un actor maduro en el desarrollo tecnológico, por ejemplo, en sus necesidades de salud.

Me permito elaborar en esta idea y explicar en donde estamos desorganizados, desvinculados y desunidos entre el sector regulatorio o legislativo, el político, el CTI o académico y el social, hoy pentahélice academia-industria-gobierno-sociedad-ambiente que aún no logran colaborar hombro con hombro en la resolución de necesidades.

El enfoque de la Ciencia y Tecnología e Innovación hasta el día de hoy ha sido en términos de la generación del conocimiento por el conocimiento, desarrollo de nuevas tecnologías y alternativas técnicas que solucionen impedimentos tecnológicos en diversas áreas.

Si bien muchos de los impedimentos que tenemos son relacionados a los determinantes de la salud, como acceso a agua, contaminación ambiental, comunicación, todo está enfocado en desarrollo tecnológico. La Ley de Ciencia y Tecnología no incluye precisamente conceptos y estrategias en relación con la salud como derecho humano, a ser informado, a la no discriminación en servicios de salud, al desarrollo y uso de nuevas tecnologías para la mejora de la atención primaria de la salud, acceso al historial o expediente clínico, a la medicina paliativa, etc.

Pero sí incluye en su artículo 6° fracción VI que el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación estará facultado para «aprobar y formular propuestas de políticas y mecanismos de apoyo a la ciencia, la tecnología y la innovación en materia de estímulos fiscales y financieros, facilidades administrativas, de comercio exterior, metrología, normalización, evaluación de la conformidad y régimen de propiedad intelectual»; y que el Gobierno Federal apoyará estos programas (artículo 13 fracción VIII).

Que incluso «los Centros Públicos de Investigación, de acuerdo con su objeto, colaborarán con las autoridades competentes en las actividades de promoción de la metrología, en la elaboración de normas oficiales mexicanas o normas mexicanas y en la evaluación de la conformidad con las mismas, apegándose a lo dispuesto por la Ley Federal sobre Metrología y Normalización» (artículo 49).

Incluir estos propósitos en la ley como parte de las propuestas de ciencia, tecnología e innovación (CTI) hará –o debería hacer- de los proyectos más inclusivos y de mayor impacto que sólo generar conocimiento técnico. Pero si la Ley contempla la participación de la academia en lo relativo a la metrología y normalización, por qué los grupos académicos y de investigación desconocen lo relativo a las NOMs; desconocen las normativas aplicables –y autoridades que regulan- a los productos y procesos sobre los que investigan; desconocen los requerimientos regulatorios a los que se enfrentarían al madurar sus desarrollos.

Si el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación formulará propuestas de políticas y mecanismos de apoyo a la ciencia, la tecnología y la innovación en materia de facilidades administrativas, de comercio exterior, metrología, normalización, evaluación de la conformidad y régimen de propiedad intelectual, por qué no se escuchan ninguna de estas propuestas al interior de las Universidades, Institutos y Centros de Investigación.

Las autoridades Científicas y Tecnológicas del país buscan que los proyectos estén más enfocados a la resolución de problemas nacionales reales, que se impacte en la vida de las personas. De manera general en los proyectos de desarrollo tecnológico impulsados por la academia es suficiente considerar la metodología de la investigación científica en la obtención de resultados, que para la misma comunidad serán aceptables y en cumplimiento del rigor científico.

  1. Sin embargo, jamás he escuchado en toda mi carrera profesional que un proyecto científico y tecnológico se ocupe razonadamente de cumplir con la normativa regulatoria en paralelo a la investigación científica formal.
  2. Por ejemplo, algunas normas interesantes son: – NOM-033-SSA2-2011 Para la vigilancia, prevención y control de la intoxicación por picadura de alacrán.

– NOM-036-SSA2-2012 Prevención y control de enfermedades. Aplicación de vacunas, toxoides, faboterápicos (sueros) e inmunoglobulinas en el humano. – NOM-037-SSA2-2012 Para la prevención, tratamiento y control de las dislipidemias. – NOM-038-SSA2-2010 Para la prevención, tratamiento y control de las enfermedades por deficiencia de yodo.

NOM-032-SSA2-2010 Para la vigilancia epidemiológica, prevención y control de las enfermedades transmitidas por vector. – NOM-015-SSA2-2010 Para la prevención tratamiento y control de la diabetes mellitus. – NOM-041-SSA2-2011 Para la prevención, diagnóstico, tratamiento, control y vigilancia epidemiológica del cáncer de mama.

– NOM-014-SSA2-1994 Para la prevención, detección, diagnóstico, tratamiento, control y vigilancia epidemiológica del cáncer cérvico uterino. – NOM-045-SSA2-2005 Para la vigilancia epidemiológica, prevención y control de las infecciones nosocomiales. En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), existen diversos proyectos relacionados; por mencionar algunos: – al tratamiento por picadura de alacrán, serpientes y arañas con una nueva generación de antivenenos (Instituto de Biotecnología); – al tratamiento y control de las dislipidemias con productos de origen natural (Instituto de Química); – al tratamiento de las enfermedades por deficiencia de yodo y su medición con sensores moleculares (Instituto de Química e Instituto de Neurobiología); – al tratamiento de enfermedades como Trypanosoma cruzi transmitidas por vector (Instituto de Química e Instituto de Investigaciones Biomédicas); – al tratamiento y control de la diabetes mellitus con nuevos compuestos y cocristales (Instituto de Química); – tratamiento y prevención del cáncer de mama y cérvico uterino (Instituto de Química y Facultad de Química); – y tratamiento y prevención de las infecciones nosocomiales debidas a resistencia microbiana; por ejemplo, a través del Plan Universitario de Control de la Resistencia Antimicrobiana del Programa Universitario de Investigación en Salud.

Sin embargo, en ninguno de ellos reconozco de momento el papel de las Normas Oficiales Mexicanas; tampoco de las Normas Mexicanas; mucho menos que se estén atendiendo los preceptos regulatorios que eventualmente se requerirían para avanzar en su maduración. Quizás no es el propósito, pero tampoco debería ser un objetivo ausente; al menos no para el cuarto propósito de las universidades en beneficio de la protección de la salud, entre muchos otros.

El sector gubernamental está ampliamente preocupado por el que los desarrollos científicos y tecnológicos lleguen a la sociedad en beneficio de esta pero tampoco he escuchado que exista un acercamiento de las autoridades o programas elaborados por el gobierno local y federal por promover mecanismos de apoyo en lo relativo a facilidades administrativas para su consecución, de normalización, evaluación de la conformidad y régimen de propiedad intelectual para facilitar que los resultados de investigación avancen más hacia su implementación.

  1. También está el otro lado de la moneda.
  2. Los proyectos de investigación pueden contener todo el impacto social que se busque, pueden impulsar toda la innovación (tecnológica) que se desee; pero no incorporan programas, planes o estrategias con relación a los derechos sobre los que impacta, cómo los mejora, cómo los fortalece y cómo facilita y favorece que se cumplan.

Además, en el sector académico no se le da la importancia necesaria al tema normativo y regulatorio, y cuando finalmente se le considera importante –por no decir necesario- se necesita repetir gran parte –o toda- la estrategia experimental. Se vuelve tarea difícil asimismo para estos grupos de investigación abrirse a escuchar o colaborar con la industria para resolver estos retos ya que implica un ejercicio de humildad que no toda la élite de la investigación está dispuesta a hacer, o involucra aceptar que no se sabe hacer y hay entonces poca apertura para que la solución venga de alguien distinto a un par académico.

Pero, por otro lado, nadie en el sector industrial se ha acercado jamás a enseñar cómo cumplir con esta regulación; mucho menos aquellas industrias interesadas en madurar y comercializar los desarrollos o tecnologías; esperan que en realidad el gremio académico lo sepa y cumplimente cuando en realidad jamás había sido el fin.

Aunque las cosas van evolucionando, hoy día falta mucho por hacer. Mientras tanto, la sociedad sólo espera que los avances científicos y tecnológicos impacten en el bienestar social y que se vea cómo la inversión pública da resultados por sí sola; un pensamiento, quizás en desconocimiento, de que se requiere la participación de todos los actores para que ello suceda.

  • Actores que están desvinculados aún.
  • Un modelo con mucho camino pendiente por avanzar en México consiste en tener investigadores emprendedores, que se preocupan por elaborar un modelo de negocio, validarlo, y cumplir con la normativa vigente; al menos, querer conocer dicha normativa.
  • Sin duda es un paso muy importante, pero no concreta el cumplimiento de la regulación y sus normas.

Sí se han hecho esfuerzos notables, reuniones de trabajo convocadas por asociaciones, sociedades y colegios; convocatorias propias de la academia, fundaciones; incluso por la propia industria. Todas ellas regularmente buscan contar con la presencia del sector gubernamental.

  • Pero estos esfuerzos han estado centrados en el emprendimiento, el fomento a la innovación, apoyo para la inversión o levantamiento de capital y generación de empresas de base tecnológica; temas muy distintos al cumplimiento normativo y regulatorio.
  • Aun así, la participación no ha sido suficiente.
  • El problema es que no ha habido una persona –en cada esfera- enfocada a dar seguimiento a esos esfuerzos, y que cada uno de los actores del ecosistema haga lo que tenga que hacer.

Los motivos, importantes o no, pueden ser muchos, pero no ha habido un sentido de debida diligencia en la práctica, no hay una vinculación formal para que las autoridades/industria/academia/tomadores de decisiones vean lo que cada uno hace en pro de apoyar y fomentar que se cumpla la regulación y la normatividad a la par de la investigación, el desarrollo, las inversiones y los convenios de trabajo.

El cuarto propósito de las universidades relacionado a la innovación y al emprendimiento no puede ser una tarea exclusiva de estas ni aislada del resto de los demás actores. Definitivamente estos párrafos no tienen el propósito de señalar ni ser pesimistas, sólo es una declaración de nuestra realidad nacional vivida y compartida entre pares de aquí y de allá; mientras tanto, las Normas están aisladas en su contexto con la academia, el sector de CTI también está aislado en su contexto con el marco regulatorio, y el gobierno y la sociedad siguen esperando.

Y así, seguimos cada quien por su lado. Ya sabemos en dónde están nuestras debilidades, y la oportunidad de corregir el rumbo es ahora. Ya estamos listos para evolucionar. ¿Cómo se crea una norma oficial mexicana? Ley Federal sobre metrología y normalización Artículo 3 Fracción XI.

See also:  Quien Promulga Las Normas Religiosas?

Norma oficial mexicana: la regulación técnica de observancia obligatoria expedida por las dependencias competentes, conforme a las finalidades establecidas en el artículo 40, que establece reglas, especificaciones, atributos, directrices, características o prescripciones aplicables a un producto, proceso, instalación, sistema, actividad, servicio o método de producción u operación, así como aquellas relativas a terminología, simbología, embalaje, marcado o etiquetado y las que se refieran a su cumplimiento o aplicación.

Capítulo II De las normas oficiales mexicanas y de las normas mexicanas Denominación del Capítulo SECCIÓN I De las Normas Oficiales Mexicanas Artículo 40.- Las normas oficiales mexicanas tendrán como finalidad establecer: I. las características y/o especificaciones que deban reunir los productos y procesos cuando éstos puedan constituir un riesgo para la seguridad de las personas o dañar la salud humana, animal, vegetal, el medio ambiente general y laboral, o para la preservación de recursos naturales; II.

las características y/o especificaciones de los productos utilizados como materias primas o partes o materiales para la fabricación o ensamble de productos finales sujetos al cumplimiento de normas oficiales mexicanas, siempre que para cumplir las especificaciones de éstos sean indispensables las de dichas materias primas, partes o materiales; III.

las características y/o especificaciones que deban reunir los servicios cuando éstos puedan constituir un riesgo para la seguridad de las personas o dañar la salud humana, animal, vegetal o el medio ambiente general y laboral o cuando se trate de la prestación de servicios de forma generalizada para el consumidor; IV.

  1. Las características y/o especificaciones relacionadas con los instrumentos para medir, los patrones de medida y sus métodos de medición, verificación, calibración y trazabilidad; V.
  2. Las especificaciones y/o procedimientos de envase y embalaje de los productos que puedan constituir un riesgo para la seguridad de las personas o dañar la salud de las mismas o el medio ambiente; VI.

(Se deroga). VII. Las condiciones de salud, seguridad e higiene que deberán observarse en los centros de trabajo y otros centros públicos de reunión; VIII. la nomenclatura, expresiones, abreviaturas, símbolos, diagramas o dibujos que deberán emplearse en el lenguaje técnico industrial, comercial, de servicios o de comunicación; IX.

  • La descripción de emblemas, símbolos y contraseñas para fines de esta Ley; X.
  • Las características y/o especificaciones, criterios y procedimientos que permitan proteger y promover el mejoramiento del medio ambiente y los ecosistemas, así como la preservación de los recursos naturales; XI.
  • Las características y/o especificaciones, criterios y procedimientos que permitan proteger y promover la salud de las personas, animales o vegetales; XII.

la determinación de la información comercial, sanitaria, ecológica, de calidad, seguridad e higiene y requisitos que deben cumplir las etiquetas, envases, embalaje y la publicidad de los productos y servicios para dar información al consumidor o usuario; XIII.

las características y/o especificaciones que deben reunir los equipos, materiales, dispositivos e instalaciones industriales, comerciales, de servicios y domésticas para fines sanitarios, acuícolas, agrícolas, pecuarios, ecológicos, de comunicaciones, de seguridad o de calidad y particularmente cuando sean peligrosos; XIV.

(Se deroga). XV. Los apoyos a las denominaciones de origen para productos del país; XVI. las características y/o especificaciones que deban reunir los aparatos, redes y sistemas de comunicación, así como vehículos de transporte, equipos y servicios conexos para proteger las vías generales de comunicación y la seguridad de sus usuarios; XVII.

  1. Las características y/o especificaciones, criterios y procedimientos para el manejo, transporte y confinamiento de materiales y residuos industriales peligrosos y de las sustancias radioactivas; y XVIII.
  2. Otras en que se requiera normalizar productos, métodos, procesos, sistemas o prácticas industriales, comerciales o de servicios de conformidad con otras disposiciones legales, siempre que se observe lo dispuesto por los artículos 45 a 47.

Los criterios, reglas, instructivos, manuales, circulares, lineamientos, procedimientos u otras disposiciones de carácter obligatorio que requieran establecer las dependencias y se refieran a las materias y finalidades que se establecen en este artículo, sólo podrán expedirse como normas oficiales mexicanas conforme al procedimiento establecido en esta Ley.

Artículo 41.- Las normas oficiales mexicanas deberán contener: I. la denominación de la norma y su clave o código, así como las finalidades de la misma conforme al artículo 40; II. la identificación del producto, servicio, método, proceso, instalación o, en su caso, del objeto de la norma conforme a lo dispuesto en el artículo precedente; III.

las especificaciones y características que correspondan al producto, servicio, método, proceso, instalación o establecimientos que se establezcan en la norma en razón de su finalidad; IV. los métodos de prueba aplicables en relación con la norma y en su caso, los de muestreo; V.

Los datos y demás información que deban contener los productos o, en su defecto, sus envases o empaques, así como el tamaño y características de las diversas indicaciones; VI. el grado de concordancia con normas y lineamientos internacionales y con las normas mexicanas tomadas como base para su elaboración; VII.

la bibliografía que corresponda a la norma; VIII. la mención de la o las dependencias que vigilarán el cumplimiento de las normas cuando exista concurrencia de competencias; y IX. las otras menciones que se consideren convenientes para la debida compresión y alcance de la norma.

Artículo 43.- En la elaboración de normas oficiales mexicanas participarán, ejerciendo sus respectivas atribuciones, las dependencias a quienes corresponda la regulación o control del producto, servicio, método, proceso o instalación, actividad o materia a normalizarse. Artículo 44.- Corresponde a las dependencias elaborar los anteproyectos de normas oficiales mexicanas y someterlos a los comités consultivos nacionales de normalización.

Asimismo, los organismos nacionales de normalización podrán someter a dichos comités, como anteproyectos, las normas mexicanas que emitan. Los comités consultivos nacionales de normalización, con base en los anteproyectos mencionados, elaborarán a su vez los proyectos de normas oficiales mexicanas, de conformidad con lo dispuesto en el presente capítulo.

Para la elaboración de normas oficiales mexicanas se deberá revisar si existen otras relacionadas, en cuyo caso se coordinarán las dependencias correspondientes para que se elabore de manera conjunta una sola norma oficial mexicana por sector o materia. Además, se tomarán en consideración las normas mexicanas y las internacionales, y cuando éstas últimas no constituyan un medio eficaz o apropiado para cumplir con las finalidades establecidas en el artículo 40, la dependencia deberá comunicarlo a la Secretaría antes de que se publique el proyecto en los términos del artículo 47, fracción I.

Las personas interesadas podrán presentar a las dependencias, propuestas de normas oficiales mexicanas, las cuales harán la evaluación correspondiente y en su caso, presentarán al comité respectivo el anteproyecto de que se trate. Artículo 45.- Los anteproyectos que se presenten en los comités para discusión se acompañarán de una manifestación de impacto regulatorio, en la forma que determine la Secretaría, que deberá contener una explicación sucinta de la finalidad de la norma, de las medidas propuestas, de las alternativas consideradas y de las razones por las que fueron desechadas, una comparación de dichas medidas con los antecedentes regulatorios, así como una descripción general de las ventajas y desventajas y de la factibilidad técnica de la comprobación del cumplimiento con la norma.

  1. Para efectos de lo dispuesto en el artículo 4A de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, la manifestación debe presentarse a la Secretaría en la misma fecha que al comité.
  2. Cuando la norma pudiera tener un amplio impacto en la economía o un efecto sustancial sobre un sector específico, la manifestación deberá incluir un análisis en términos monetarios del valor presente de los costos y beneficios potenciales del anteproyecto y de las alternativas consideradas, así como una comparación con las normas internacionales.

Si no se incluye dicho análisis conforme a este párrafo, el comité o la Secretaría podrán requerirlo dentro de los 15 días naturales siguientes a que se presente la manifestación al comité, en cuyo caso se interrumpirá el plazo señalado en el artículo 46, fracción I.

  • Cuando el análisis mencionado no sea satisfactorio a juicio del comité o de la Secretaría, éstos podrán solicitar a la dependencia que efectúe la designación de un experto, la cual deberá ser aprobada por el presidente de la Comisión Nacional de Normalización y la Secretaría.
  • De no existir acuerdo, estos últimos nombrarán a sus respectivos expertos para que trabajen conjuntamente con el designado por la dependencia.

En ambos casos, el costo de la contratación será con cargo al presupuesto de la dependencia o a los particulares interesados. Dicha solicitud podrá hacerse desde que se presente el análisis al comité y hasta 15 días naturales después de la publicación prevista en el artículo 47, fracción I.

Dentro de los 60 días naturales siguientes a la contratación del o de los expertos, se deberá efectuar la revisión del análisis y entregar comentarios al comité, a partir de lo cual se computará el plazo a que se refiere el artículo 47, fracción II. Artículo 46.- La elaboración y modificación de normas oficiales mexicanas se sujetará a las siguientes reglas: I.

los anteproyectos a que se refiere el artículo 44, se presentarán directamente al comité consultivo nacional de normalización respectivo, para que en un plazo que no excederá los 75 días naturales, formule observaciones; y II. la dependencia u organismo que elaboró el anteproyecto de norma, contestará fundadamente las observaciones presentadas por el Comité en un plazo no mayor de 30 días naturales contado a partir de la fecha en que le fueron presentadas y, en su caso, hará las modificaciones correspondientes.

Cuando la dependencia que presentó el proyecto, no considere justificadas las observaciones presentadas por el Comité, podrá solicitar a la presidencia de éste, sin modificar su anteproyecto, ordene la publicación como proyecto, en el Diario Oficial de la Federación. Artículo 47.- Los proyectos de normas oficiales mexicanas se ajustarán al siguiente procedimiento: I.

se publicarán íntegramente en el Diario Oficial de la Federación a efecto de que dentro de los siguientes 60 días naturales los interesados presenten sus comentarios al comité consultivo nacional de normalización correspondiente. Durante este plazo la manifestación a que se refiere el artículo 45 estará a disposición del público para su consulta en el comité; II.

  • Al término del plazo a que se refiere de la fracción anterior, el comité consultivo nacional de normalización correspondiente estudiará los comentarios recibidos y, en su caso, procederá a modificar el proyecto en un plazo que no excederá los 45 días naturales; III.
  • Se ordenará la publicación en el Diario Oficial de la Federación de las respuestas a los comentarios recibidos, así como de las modificaciones al proyecto, cuando menos 15 días naturales antes de la publicación de la norma oficial mexicana; y IV.

una vez aprobadas por el comité de normalización respectivo, las normas oficiales mexicanas serán expedidas por la dependencia competente y publicadas en el Diario Oficial de la Federación. Cuando dos o más dependencias sean competentes para regular un bien, servicio, proceso, actividad o materia, deberán expedir las normas oficiales mexicanas conjuntamente.

  1. En todos los casos, el presidente del comité será el encargado de ordenar las publicaciones en el Diario Oficial de la Federación.
  2. Lo dispuesto en este artículo no se aplicará en el caso del artículo siguiente.
  3. Artículo 48.- En casos de emergencia, la dependencia competente podrá elaborar directamente, aún sin haber mediado anteproyecto o proyecto y, en su caso, con la participación de las demás dependencias competentes, la norma oficial mexicana, misma que ordenará se publique en el Diario Oficial de la Federación con una vigencia máxima de seis meses.

En ningún caso se podrá expedir más de dos veces consecutivas la misma norma en los términos de este artículo. Previa a la segunda expedición, se debe presentar una manifestación de impacto regulatorio a la Secretaría y si la dependencia que elaboró la norma decidiera extender el plazo de vigencia o hacerla permanente, se presentará como anteproyecto en los términos de las fracciones I y II del artículo 46.

  1. Sólo se considerarán casos de emergencia los acontecimientos inesperados que afecten o amenacen de manera inminente las finalidades establecidas en el artículo 40.
  2. La norma oficial mexicana debe cumplir con lo dispuesto en el artículo 41, establecer la base científica o técnica que apoye su expedición conforme a las finalidades establecidas en el artículo 40 y tener por objeto evitar daños irreparables o irreversibles.

Artículo 51.- Para la modificación de las normas oficiales mexicanas deberá cumplirse con el procedimiento para su elaboración. Cuando no subsistan las causas que motivaron la expedición de una norma oficial mexicana, las dependencias competentes, a Iniciativa propia o a solicitud de la Comisión Nacional de Normalización, de la Secretaría o de los miembros del comité consultivo nacional de normalización correspondiente, podrán modificar o cancelar la norma de que se trate sin seguir el procedimiento para su elaboración.

Lo dispuesto en el párrafo anterior no es aplicable cuando se pretendan crear nuevos requisitos o procedimientos, o bien incorporar especificaciones más estrictas, en cuyo caso deberá seguirse el procedimiento para la elaboración de las normas oficiales mexicanas. Las normas oficiales mexicanas deberán ser revisadas cada 5 años a partir de la fecha de su entrada en vigor, debiendo notificarse al secretariado técnico de la Comisión Nacional de Normalización los resultados de la revisión, dentro de los 60 días naturales posteriores a la terminación del período quinquenal correspondiente.

De no hacerse la notificación, las normas perderán su vigencia y las dependencias que las hubieren expedido deberán publicar su cancelación en el Diario Oficial de la Federación. La Comisión podrá solicitar a la dependencia dicha cancelación. Sin perjuicio de lo anterior, dentro del año siguiente a la entrada en vigor de la norma, el comité consultivo nacional de normalización o la Secretaría podrán solicitar a las dependencias que se analice su aplicación, efectos y observancia a fin de determinar las acciones que mejoren su aplicación y si procede o no su modificación o cancelación.

See also:  Como Se Interiorizan Las Normas Establecidas Por La Sociedad?

Artículo 61-A.- El Programa Nacional de Normalización se integra por el listado de temas a normalizar durante el año que corresponda para normas oficiales mexicanas, normas mexicanas o las normas a que se refiere el artículo 67, incluirá el calendario de trabajo para cada tema y se publicará en el Diario Oficial de la Federación.

Cuando a juicio de la Comisión Nacional de Normalización dicho Programa requiera de un suplemento, deberá seguirse el mismo procedimiento que para su integración y publicación. La Comisión Nacional de Normalización establecerá las bases para la integración del Programa.

  1. Las dependencias competentes no podrán expedir normas oficiales mexicanas sobre temas no incluidos en el Programa del año de que se trate o en su suplemento, salvo los casos previstos en el artículo 48.
  2. Reglamento de la Ley Federal sobre metrología y normalización Capítulo II De las normas oficiales mexicanas y de las normas mexicanas Sección I De las normas oficiales mexicanas Artículo 28.

Para los efectos de los artículos 41 y 48 de la Ley, el contenido de las normas oficiales mexicanas, incluidas las que se expidan en caso de emergencia, se ajustará a lo siguiente: I. la denominación de la norma deberá indicar específicamente el tema de la misma, para lo cual deberá componerse de frases separadas, cada una de ellas tan corta como sea posible, partiendo de lo general a lo particular; II.

la clave o código de la norma se integrará con lo siguiente, en el orden que se indica: a) Las siglas «PROY-NOM» cuando se trate de proyectos de normas oficiales mexicanas, «NOM» en el caso de normas oficiales mexicanas o «NOM-EM», para aquellas expedidas con carácter de emergencia; b) El número consecutivo de la norma que le asigne el comité consultivo nacional de normalización o la dependencia que elabore el proyecto; c) Las siglas que indiquen el nombre de la dependencia que la expide, conforme a los lineamientos que dicte la Comisión Nacional de Normalización, y d) El año en que el proyecto de norma oficial mexicana o la norma oficial mexicana sea aprobada por el comité consultivo nacional de normalización correspondiente.

Tratándose de normas oficiales mexicanas en caso de emergencia, el año en que la dependencia ordene su publicación en el Diario Oficial de la Federación. La clave o código de la norma oficial mexicana deberá respetarse en cualquier modificación parcial a la misma; III.

Deberán ser redactadas y estructuradas de acuerdo a lo que establezcan las normas mexicanas expedidas para tal efecto. No obstante, cuando a juicio del comité consultivo nacional de normalización o la dependencia correspondiente, dichas normas no constituyan un medio eficaz para tales efectos, podrán utilizarse otras reglas de redacción y estructuración previstas en normas o lineamientos internacionales expedidos en materia de redacción y estructuración de normas o regulaciones técnicas.

En el caso de cancelación, el proemio de la norma oficial mexicana deberá especificar la denominación y clave o código de la norma oficial mexicana que se cancela; IV. deberán señalar el grado de concordancia con normas internacionales y normas mexicanas, para lo cual se mencionará si ésta es idéntica, equivalente o no equivalente.

Para que el comité consultivo nacional de normalización o la dependencia puedan hacer referencia o armonizar una norma oficial mexicana con normas o lineamientos internacionales, normas o regulaciones técnicas extranjeras, deberán traducir en su caso, el contenido de las mismas, adecuarlas a las necesidades del país e incorporarlas al proyecto de norma oficial mexicana, respetando en todo caso los derechos de propiedad intelectual que existan sobre ellas.

El comité consultivo nacional de normalización, o la dependencia, tratándose de casos de emergencia, al elaborar o modificar la norma oficial mexicana conforme al procedimiento establecido en los artículos 46, 47, 48, 64 y demás aplicables de la Ley y este Reglamento, podrán resolver que se prescinda de la traducción a que se refiere el párrafo anterior en aquellos casos en que la norma, lineamiento o regulación técnica, internacional o extranjera sea reconocida como práctica internacional por las industrias, sectores o subsectores que por su naturaleza o nivel de especialización pueden entenderlas en su idioma original; V.

  • Deberán incluirse en el capítulo de bibliografía las normas o lineamientos internacionales y normas o regulaciones técnicas extranjeras que, en su caso, se tomen como base para la elaboración de una norma oficial mexicana, y VI.
  • Deberán señalar si la evaluación de la conformidad podrá ser realizada por personas acreditadas y aprobadas por las dependencias competentes, y cuando exista concurrencia de competencias, contener la mención expresa de las autoridades que llevarán a cabo dicha evaluación o vigilarán su cumplimiento.

Artículo 34.- Las dependencias determinarán la entrada en vigor de cada norma oficial mexicana que expidan, la cual no podrá ser inferior a 60 días naturales después de la fecha de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, con excepción de las normas oficiales mexicanas en materia sanitaria o fitozoosanitaria y las previstas en el artículo 48 de la Ley, siempre y cuando se prevean los medios para establecer la infraestructura técnica o los sistemas para la evaluación de la conformidad con la norma de que se trate.

  • Las dependencias, respetando el plazo a que hace referencia el párrafo anterior, podrán determinar la entrada en vigor escalonada de determinados capítulos, párrafos, incisos o subincisos de las normas oficiales mexicanas.
  • Notas * El 1° de julio de 2020 por Decreto Presidencial fue abrogada la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y sustituida por la Ley de Infraestructura de la calidad.M.

en C. Guillermo Roura Pérez, adscrito a la Secretaría de Vinculación del Instituto de Química de la UNAM, y responsable del área de patentes y transferencia de tecnología, principalmente en el campo de la salud. Ley Federal sobre Metrología y Normalización, DOF 01 de julio de 1992, última reforma DOF 15 de junio 2018.

Diario Oficial de la Federación: http://www.do f.gob. mx Normas Oficiales Mexicanas: https://www.go b.mx/salud /en/documentos/n ormas-oficiales-mexicanas-9705 Cofepris: http://trans parencia.c ofepris.g ob.mx/index.p hp/es/m arco-juridic o/normas-oficia les-mexicanas Ley de Ciencia y Tecnología, DOF 08 de diciembre de 2015; última reforma DOF 08 de diciembre 2015.

Esta tarea de cumplimiento siempre se ha dejado en manos del emprendimiento cuando se generan los primeros modelos de negocio. Es ahí cuando desgraciadamente la mayoría de los desarrollos y avances se caen o dan marcha atrás porque es necesario rehacer muchos experimentos o planteamientos técnicos.

¿Quién dicta las normas?

¿Por qué existen? – La respuesta a la pregunta ¿qué son las normas jurídicas?, es clara: son reglas diseñadas para regular los comportamientos de los individuos que viven en sociedad, Son creadas por las autoridades competentes de cada Estado. Su característica principal es que los individuos deben cumplir con lo regulado y, de no hacerlo, se obtiene una sanción.

  1. Las normas jurídicas tienen la capacidad de imponer obligaciones, otorgar derechos y establecer un orden entre las interacciones humanas.
  2. La ignorancia del conocimiento de las normas no exime de su cumplimiento por parte de los ciudadanos.
  3. Incluso aunque no esté de acuerdo con ellas.
  4. Para los abogados, es muy importante conocer el contenido de las normas jurídicas, toda vez que en ellas se basa la actuación del poder del Estado frente a los ciudadanos.

A esto último se le conoce como fundamentación, No obstante, ningún abogado conoce al pie de la letra todas las normas jurídicas que existen en una ciudad, país o territorio, por eso existen herramientas de legaltech que permiten tener un panorama completo no solamente de normas jurídicas y leyes; sino también de jurisprudencia, textos académicos, reglamentos y muchas cosas más.

¿Qué son las normas oficiales de México?

Las Normas Oficiales Mexicanas son las regulaciones técnicas de observancia obligatoria expedidas por las dependencias competentes, conforme a las finalidades establecidas en el artículo 40 de Ley Federal sobre Metrología y Normalización, que establecen las reglas, especificaciones, atributos, directrices,

¿Cuál es la diferencia entre una norma oficial mexicana y una norma mexicana?

Sólo las normas NOM son de uso obligatorio en su alcance. Las normas NMX expresan una recomendación de parámetros o procedimientos, aunque si son mencionadas como parte de una norma NOM, al ser éstas de uso obligatorio, su observancia pasa a ser obligatoria.

¿Cuántos tipos de Normas Oficiales Mexicanas existen?

Marco Normativo de Seguridad y Salud en el Trabajo – La Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) cuenta actualmente con 44 Normas Oficiales Mexicanas (NOM’s) para su cumplimiento en los centros de trabajo; facultad que ha sido otorgada por las siguientes disposiciones legales:

Ley Federal del Trabajo (LFT, 2019) ; artículo 512. Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo (RFSST, 2014) ; artículo 5, fracción III. Ley Federal de Metrología y Normalización (LFMN, 2018) ; artículo 38, fracción II; artículo 40, fracción VII; artículos 43 y 47. Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF, 2019) ; artículo 40, fracción XI.

Lo anterior, se deriva de nuestra carta magna, La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que dicta en su artículo 123 Apartado «A»,fracción XV, lo siguiente: el patrón estará obligado a observar, de acuerdo con la naturaleza de su negociación, los preceptos legales sobre higiene y seguridad en las instalaciones de su establecimiento, y a adoptar las medidas adecuadas para prevenir accidentes en el uso de las máquinas, instrumentos y materiales de trabajo, así como a organizar de tal manera éste, que resulte la mayor garantía para la salud y la vida de los trabajadores, y del producto de la concepción, cuando se trate de mujeres embarazadas. Quien Crea Las Normas Oficiales Mexicanas (Sánchez, H.) (2019) Pirámide legislativa laboral en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo en México.

¿Cómo se obtiene una NOM?

Cómo demostrar el cumplimiento de las NOM de seguridad – Para demostrar que un producto cumple con las NOM de seguridad que le corresponden, el fabricante o importador debe obtener la Certificación NOM correspondiente. La Certificación NOM es un proceso mediante el cual se verifica que el producto cumple con los requisitos establecidos en la norma correspondiente.

Para obtener la Certificación NOM, el fabricante o importador debe realizar una serie de pruebas y evaluaciones en un laboratorio acreditado por la autoridad competente. Estas pruebas pueden incluir pruebas de seguridad, pruebas de rendimiento y pruebas de calidad. Si el producto cumple con todos los requisitos establecidos en la norma correspondiente, se emite la Certificación NOM.

Además, es importante señalar que algunos productos también pueden requerir la emisión de otros documentos o permisos por parte de la autoridad competente para poder ser comercializados en México. Por ejemplo, algunos productos pueden requerir la obtención de una Licencia Sanitaria o de un Registro Sanitario para demostrar que cumplen con los requisitos de seguridad y calidad establecidos por las autoridades sanitarias.

¿Qué debe contener una norma oficial mexicana?

¿Para qué sirve una NOM? – Una NOM establece de manera general tres cosas: definición del producto, servicio o proceso, especificaciones que éste debe cumplir, métodos de prueba con los que se puede verificar que cumplan y la mención de las autoridades que vigilarán el cumplimiento.

  • E sto último tiene la mayor relevancia, porque las NOM no servirían de mucho si no se vigilara su aplicación,
  • El gobierno es el encargado de identificar los riesgos, evaluarlos y emitir las NOM para prevenirlos.
  • Sin embargo, en el proceso se suman expertos externos provenientes, por ejemplo, de la academia, de las cámaras industriales o de colegios de profesionistas, que tienen el mismo peso que el de la autoridad.

Así, las NOM son elaboradas por Comités Técnicos que están integrados por representantes de todos los sectores interesados: la o las dependencias gubernamentales correspondientes (dependiendo del tema a tratar como es la Secretaría de Salud, la de Economía, la del Medio Ambiente, etcétera), de la producción, comercialización, fabricantes, exportadores, académicos y consumidores. Quien Crea Las Normas Oficiales Mexicanas

¿Dónde se aplican las Normas Oficiales Mexicanas?

Conoce algunas NOM de seguridad y salud en el trabajo – ‎Como mencionamos anteriormente, el CCNNPCE es el ente encargado de dar luz verde a cada ‎ ‎NOM. ‎ ‎Esta institución se conforma por las secretarías del Estado, quienes expiden y supervisan cada regulación técnica.‎ Por su parte, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) es quien emite las NOM enmarcadas en la seguridad y salud en el trabajo.

  • Las Normas Oficiales Mexicanas que emite la STPS establecen los parámetros laborales en materia de salud, seguridad y medio ambiente.
  • Es decir, determinan las condiciones de trabajo dentro de las compañías.
  • Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), anualmente se generan 374 millones de accidentes laborales.

El propósito fundamental de las NOM en esta materia es justamente evitar enfermedades y accidentes dentro de los espacios de trabajo. Para lograrlo, se enfocan ampliamente en la implementación de medidas correctivas y preventivas. La STPS dispone de 44 NOM de seguridad y salud en el trabajo.

Seguridad; Salud; Organización; Específicas; De producto.

Seguridad, Salud y Organización son obligatorias en todas las empresas de México. Por otra parte, las últimas dos solo aplican para ciertos sectores. A continuación, te mostraremos algunas de estas reglamentaciones:

¿Qué debe contener una norma oficial mexicana?

¿Para qué sirve una NOM? – Una NOM establece de manera general tres cosas: definición del producto, servicio o proceso, especificaciones que éste debe cumplir, métodos de prueba con los que se puede verificar que cumplan y la mención de las autoridades que vigilarán el cumplimiento.

  • E sto último tiene la mayor relevancia, porque las NOM no servirían de mucho si no se vigilara su aplicación,
  • El gobierno es el encargado de identificar los riesgos, evaluarlos y emitir las NOM para prevenirlos.
  • Sin embargo, en el proceso se suman expertos externos provenientes, por ejemplo, de la academia, de las cámaras industriales o de colegios de profesionistas, que tienen el mismo peso que el de la autoridad.

Así, las NOM son elaboradas por Comités Técnicos que están integrados por representantes de todos los sectores interesados: la o las dependencias gubernamentales correspondientes (dependiendo del tema a tratar como es la Secretaría de Salud, la de Economía, la del Medio Ambiente, etcétera), de la producción, comercialización, fabricantes, exportadores, académicos y consumidores. Quien Crea Las Normas Oficiales Mexicanas

¿Cuántas etapas se deben realizar para la elaboración de una NOM?

Definición de viabilidad del anteproyecto Inscripción en PNN o su Suplemento Elaboración de anteproyecto Aprobación de proyecto para consulta pública.