Que Son Normas De Convivencia?

Que Son Normas De Convivencia
Decreto 114/2011, de 11 de mayo, por el que se regula la convivencia en el ámbito educativo de la Comunidad Autónoma de Canarias. – TÍTULO III. PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA. CAPÍTULO I. LAS NORMAS DE CONVIVENCIA. Artículo 40. Normas de convivencia,1. Las normas de convivencia son las pautas sociales reconocidas como necesarias por la comunidad educativa para mantener un clima de convivencia escolar adecuado.

Indican las formas en que cada uno de sus miembros debe y puede actuar para relacionarse de forma positiva velando por el respeto, la integración, la aceptación y participación activa del alumnado, profesorado, familias y personal de administración y servicios.2. Los centros docentes regularán las normas de convivencia en el marco del proyecto educativo del que forma parte el plan de convivencia.3.

Las normas de convivencia estarán basadas en el respeto entre las personas y la conciencia de la dignidad propia y la ajena. Se concretan en el ejercicio y respeto de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones de los componentes de la comunidad educativa.4.

Las normas de convivencia del centro incluirán, entre otras cuestiones: a) La identificación y definición explícita de los principios recogidos en el proyecto educativo en los que se inspiran. b) Las garantías para el correcto desarrollo de los procesos de enseñanza y de aprendizaje, favoreciendo el respeto a los derechos, obligaciones y deberes todos los miembros de la comunidad educativa.5.

Las normas de convivencia serán de obligado cumplimiento para todos los miembros de la comunidad educativa.6. El centro docente concretará estas normas en el plan de convivencia, debiendo adecuarse a los contenidos del presente Decreto. Artículo 41. Elaboración y aprobación.1.

¿Qué son las normas de la convivencia?

Las normas de convivencia son un conjunto de pautas de comportamientos sociales que han sido establecidas por un grupo de personas o una comunidad. Estas normas se sustentan en el respeto que debe existir entre los individuos, buscan promover el buen trato y la vida en armonía dentro de la sociedad.

De esta manera, las normas de convivencia están respaldadas por un conjunto de valores tales como el respeto al otro y sus derechos, la honestidad, la igualdad, la tolerancia, la solidaridad, la responsabilidad, el compañerismo, el sentido del deber, el trabajo en equipo, entre otros. El entendimiento de los valores que se comparten en un espacio o institución, así como actuar en concordancia a los mismos, favorece la posibilidad de vivir en un espacio constructivo y organizado, en el que se comparte un código de conducta y principios que permitan el buen fluir cotidiano.

Asimismo, estas normas consensuadas ayudan a prevenir algunos conflictos y, cuando estos se presentan, permiten una mejor solución de estos. Es importante mencionar que las normas de convivencia varían en función de los contextos culturales, del tipo de relaciones que se establezcan entre los integrantes de un determinado grupo y del espacio físico en el que se manifiestan.

  1. Sin embargo, debe quedar claro que, si bien varían las pautas de convivencia en relación al contexto, siempre debe existir coherencia entre ellas y las acciones que se llevan a cabo en una determinada situación, ya que se basan en los mismos principios y valores.
  2. Por ejemplo, existen distintas normas de convivencia, siempre guardando coherencia, en un espacio familiar que en uno pedagógico, laboral, virtual, público o profesional.

Como sabemos, el hombre es un ser social por naturaleza y, para poder alcanzar un equilibrio entre su integridad física y su salud mental requiere distintos espacios de socialización que le permitan desarrollarse en diferentes ámbitos. Por ello, «La importancia de la convivencia recae en el reconocimiento individual como un ser social para conocer y aceptar a otras personas con sus propias diferencias o características.

  • Además, la convivencia es necesaria para vivir en armonía con todo aquello que rodea el entorno en donde se habita».
  • En este contexto, cabe recalcar que las normas de convivencia brindan seguridad y promueven la vida en un ambiente pacífico y organizado.
  • Además, estos «acuerdos sociales» contribuyen en la transmisión de hábitos adecuados y saludables para lograr un ambiente de trabajo más seguro y productivo, así como la construcción del sentido de pertenencia.

Considerando lo señalado, las normas de convivencia son necesarias para la vida en sociedad, debido a que favorecen la consolidación de valores indispensables para el crecimiento colectivo. Podemos tomar como ejemplo la convivencia y buena relación entre los vecinos de un edificio, donde es necesario llegar a acuerdos con respecto al uso de las zonas comunes, el horario de trabajo y la organización de eventos.

Por su parte, tanto en el ámbito escolar como laboral, algunos ejemplos comunes podrían ser esperar turnos para hablar en el aula o en una reunión de trabajo, respetar las opiniones de los demás, no agredir física ni verbalmente a los compañeros o colaboradores, ser puntuales, respetar el código de vestimenta, el lenguaje a utilizar, el uso de dispositivos electrónicos, el ingreso a determinadas páginas webs, entre otras.

Dada la importancia de lograr una buena convivencia en casa y en los distintos ámbitos en los que nos desempeñemos, ¿cuáles podrían ser pautas a tomar en cuenta para desarrollarla? Algunos breves consejos para los padres de familia se presentan a continuación:

Siempre da el ejemplo e intenta mantener una convivencia saludable en casa. Empieza a introducir límites y normas de convivencia en casa desde temprana edad. Tómate el tiempo necesario para reflexionar con los chicos para que vayan asumiendo estas normas como propias y siempre busca ser coherente con los valores y principios que les estás enseñando. De esta manera, estarás contribuyendo a la construcción de su autonomía moral. Explica la importancia de las pautas establecidas en casa para lograr una buena convivencia, haz visibles las consecuencias favorables para todos. Es necesario que los niños, desde que son pequeños, comprendan el sentido y el porqué de estas normas. Ello les permitirá no sentirlas como impuestas o negativas, sino acercarse a la comprensión de la regla de oro «no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti». Promueve un clima agradable y cálido en casa, un espacio en el que todos puedan dar su opinión y construir las normas en conjunto para el beneficio colectivo. Plantea normas claras desde el inicio, intenta que sean comprensibles y comunicables para todos. Establece consecuencias lógicas para cuando las normas no se cumplan. En ese sentido, es necesario que los chicos puedan mantener una comunicación fluida con los diferentes miembros de la familia y que entiendan qué sucederá si rompen un compromiso o norma. Es importante mencionar, que esto no implica plantear «premios» y «castigos», sino por el contrario, alejarnos de esta estrategia que promueve el «condicionamiento» de los chicos y que es superficial. Los premios y castigos no enseñan una habilidad o conducta sino, promueven que el niño evite o repita una situación o respuesta para conseguir lo que busca. Es decir, al utilizarlos como estrategia, si bien se puede conseguir que los niños hagan aquello que los adultos desean, lo hacen sin comprender el por qué es lo más importante y no interiorizan el beneficio de aquello que están haciendo para ellos y su entorno. En estos casos se promueve el desarrollo de una motivación extrínseca y no intrínseca que es lo que finalmente queremos lograr, Fomenta espacios de conversación o negociación, donde los chicos aprendan a ver el punto de vista de los otros y a coordinar con ellos. Esto contribuye también al desarrollo de la empatía, la capacidad de ponerse en los zapatos del otro e ir construyendo el sentido del bien común. Busca mantener un enfoque equilibrado de conducta en casa en el que no se promueva ninguno de los extremos. Evidencia una posición sólida, pero compartida y coherente. Las normas de convivencia deben estar pensadas tomando en cuenta la armonía y el respeto que debe existir entre todas las personas que comparten un espacio. Promueve la equidad, la justicia y el reconocimiento de los logros en familia.

¿Qué beneficios trae seguir las reglas de convivencia en los distintos espacios y en la sociedad en general?

Promueve la adquisición de valores. Favorece al individuo y al grupo. Fomenta seguridad, respeto y protección. Contribuye a la adquisición de autodisciplina y autonomía moral. Permite desarrollar hábitos y formas de comportamiento saludables. Ayuda a que los chicos puedan saber identificar qué se espera de ellos en cada una de las diferentes situaciones o espacios. Posibilita la concordancia, la armonía y el trato amable entre los miembros de una comunidad. Genera un ambiente democrático, de respeto y cariño.

Establecer adecuados lazos y normas saludables de convivencia en casa es fundamental para luego aprender a convivir en sociedad. Estas normas de convivencia no solo nos ayudarán a compartir mejor en la familia y en la escuela, sino que también nos convertirán en mejores ciudadanos. Referencias:

See also:  Qué InstitucióN Es Reguladora De Leyes Y Normas A Nivel Internacional?

BASTIDA Armando (2009). Los premios y recompensas pueden ser tan perjudiciales como los castigos En: https://www.bebesymas.com/educacion-infantil/los-premios-y-recompensas-pueden-ser-tan-perjudiciales-como-los-castigos DoEducation (2019). «Cómo explicamos la importancia de las normas en la familia» En: https://doeducation.es/como-explicamos-la-importancia-de-las-normas-en-la-familia/ ) Concepto ABC: «Convivencia» En: https://conceptoabc.com/convivencia/#:~:text=La%20importancia%20de%20la%20convivencia,entorno%20en%20donde%20se%20habite, Ministerio de Inclusión económica y social (Ecuador, 2018). Mejorando nuestra convivencia en la familia. En: https://biblio.flacsoandes.edu.ec/libros/digital/58127.pdf MOLINERO, Matilde (2020).10 consejos básicos para una buena convivencia. QUICIOS, Borja (marzo, 2022). La importancia de las normas de convivencia en clase para los niños. En: https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/escuela-colegio/la-importancia-de-las-normas-de-convivencia-en-clase-para-los-ninos/ ROMERO, Mervis (2022). «20 normas de convivencia que deberás enseñar a tu hijo» En: https://eresmama.com/18-normas-de-convivencia-ensenar-hijo/ KAMII, Constance (2014). La Autonomía como Finalidad de la Educación-Cof Virgen de Olaz

Convivencia: En: https://conceptoabc.com/convivencia/#:~:text=La%20importancia%20de%20la%20convivencia,entorno%20en%20donde%20se%20habite.

¿Qué son normas de convivencia y ejemplo?

Las normas de convivencia son aquellas que regulan el desempeño de las personas en una sociedad organizada, de manera tal que los individuos puedan compartir un mismo espacio de manera armónica, constructiva y controlada. Por ejemplo: cubrir las partes pudorosas, la obligación de saludarse, el respeto a la vida.

  • Se las conoce también como normas de convivencia social ya que son las garantes de que los seres humanos podamos entendernos y regirnos por un código de conducta más o menos afín.
  • Esto no significa que las normas de convivencia no puedan romperse dentro de una misma sociedad o que violentarlas conduzca al caos social; sin embargo, mientras menos se ciña un individuo o una colectividad a determinadas pautas de conducta común, más impredecibles serán sus altercados y más frecuentes sus roces y malestares frente al otro.

Y todo ello, dada la coyuntura adecuada, podría resultar en violencia, desprecio por el otro o incluso en la separación o el desorden social. A fin de cuentas, dice el proverbio que «ningún hombre es una isla», queriendo significar que para beneficiarnos de la vida en sociedad, debemos adaptarnos a una normativa común determinada.

¿Qué son las normas de convivencia definición para niños?

Las reglas de convivencia son un conjunto de normas que nos aseguran convivir en paz y en armonía, en el respeto y en la tolerancia, evitando la discordia, con los demás. Saludar al llegar, despedirse al marcharse, dar las gracias o pedir perdón son algunas normas muy sencillas de cortesía que pueden adquirir los niños desde pequeños. Que Son Normas De Convivencia La buena convivencia se basa en enseñar a los niños a respetar los derechos de los demás y a aceptar que hay unas obligaciones que cumplir, porque sin ellas, cada uno haría lo que le pareciera más oportuno y caeríamos en la falta de armonía y respeto por los demás.

  1. Las normas de convivencia permiten que los miembros de un grupo, ya sea los niños en una clase, amigos en el parque o hermanos en casa interaccionen y comporten de forma ordenada, tolerante y respetuosa,
  2. En Guiainfantil.com te proponemos 10 reglas de educación, comportamiento y convivencia que podemos enseñar a los niños, todos los días, en cualquier circunstancia.

Pero, ¿cómo las transmitimos? Siempre, la mejor enseñanza hacia nuestros hijos es desde el ejemplo : si saludamos a nuestros vecinos, damos las gracias si nos abren la puerta, pedimos perdón cuando nos equivocamos o les escuchamos cuándo nos explican algo, ellos interiorizarán ese aprendizaje y lo considerarán como algo normal. Que Son Normas De Convivencia Las reglas de convivencia ayudarán al niño a aprender a vivir con los demás respetando e integrándose en el grupo, ya sea en la familia, en el colegio o con sus amigos del parque, Son actitudes muy importantes para que sea un adulto feliz que se sepa relacionar con los demás de forma sana y positiva.

Estas son algunas de las normas de convivencia en casa que yo te propongo. Tendrás que adaptarlas a las necesidades de vuestra familia, así como a la edad de tus hijos. Recuerda, ¡son para los niños pero también para los padres! 1. Ser amable Crear el hábito de saludar al otro cuando llega o se va de casa.

Los buenos días y buenas noches también son parte de este proceso de ser amable en la familia. También se debe pedir permiso antes de coger las cosas de los demás. Hablar y pedir las cosas con amabilidad. Que Son Normas De Convivencia 2. Practicar la empatía Es muy importante que antes de decir algo a alguien, mejor nos pongamos en su lugar primero. Jamás debemos hacer a los demás lo que no nos gustaría que hicieran a nosotros. La empatía es esencial en una comunicación.3. Colaborar y cooperar Desde muy pequeños, los niños pueden aprender a ser responsable con sus cosas y tener tareas según su edad.

  • Poner la mesa, hacer la cama, guardar la ropa.
  • Son hábitos de cooperación importantes.4.
  • Ser respetuoso Es importante respetar el espacio de los demás, no hacer ruido cuando alguien esté durmiendo, ensuciar la mesa y no limpiarla.
  • Es importante no incomodar a los demás.5.
  • Ser generoso De la misma forma que le gustaría al niño que sus hermanos dejasen sus cosas, juguetes, etc., el niño también puede compartir sus cosas con ellos.

Con los padres también.6. Ser atento Saber escuchar es una regla de comunicación muy importante para los niños. Cuando se escucha se aprende mucho más que cuando se habla.7. Jugar juntos El juego no solo acerca a los niños a los amigos sino también a sus hermanos y padres. Que Son Normas De Convivencia Normas de convivencia en la escuela, Por qué son importantes las normas de convivencia en la escuela o colegio. Cómo garantizar la paz y el correcto desarrollo de las clases. Te contamos algunos ejemplos de las reglas escolares de convivencia. Te damos consejos para crear un buen ambiente en el aula entre los alumnos y entre los alumnos y profesores. Que Son Normas De Convivencia Normas de convivencia en clase para niños, Sea cual sea el método educativo que utilicen en el colegio de los niños, es necesario que fijen límites y normas de convivencia para los niños en clase y así evitar conductas no deseadas y encontrar el equilibrio. Cómo mejorar la relación entre los alumnos y de los alumnos con los profesores. Que Son Normas De Convivencia Normas de convivencia con adolescentes en casa, ¿Qué normas de convivencia para adolescentes son necesarias en casa? ¿Cómo podemos negociar los límites y las reglas de nuestra familia durante la adolescencia? Te damos algunos consejos para padres de hijos adolescentes con los que las normas de convivencia serán más fáciles de implantar. Que Son Normas De Convivencia Tabla de las normas de convivencia para niños, Pasos para hacer una tabla de normas de convivencia, también conocida como cartel de normas de convivencia, para que los niños conozcan las reglas que tenemos en casa para ayudar a la familia. Con este mural de normas adaptada a la edad de tus hijos, conocerán y cumplirán las normas de casa. Que Son Normas De Convivencia 7 juegos para enseñar normas de convivencia a niños de preescolar, Enseñar las normas de convivencia a los niños de preescolar es mucho más sencillo si utilizamos juegos caseros. Te proponemos actividades para informar a tus hijos o alumnos menores de 6 años de las reglas de casa o de la escuela. Son juegos sencillos que ayudan a los niños de preescolar. Que Son Normas De Convivencia Normas de convivencia para garantizar un buen ambiente en el hogar, Juegos para que puedas trabajar las normas de convivencia con tus hijos y crear un buen ambiente en la familia, en el hogar. Estas son algunas de las reglas que ayudarán a los padres y los hijos a tener una convivencia más sana y equilibrada. Te contamos cómo enseñar estas reglas a los niños según su edad. Que Son Normas De Convivencia Cómo sobrevivir a la convivencia familia en verano, Te damos algunos consejos para que aprendas a sobrevivir a la convivencia familiar con niños durante estas vacaciones de verano. Son algunas claves para que seáis felices, descanséis y seáis una familia feliz durante este verano. ¡No te pierdas estos consejos para niños y adultos! Que Son Normas De Convivencia Cómo enseñar normas de convivencia a los niños, Te contamos cómo enseñar normas de convivencia a los niños. Las normas de convivencia que se transmiten a los niños pueden ser muchas y muy variadas, pero deben ser específicas, razonables y muy claras. Las normas son una serie de enseñanzas sobre los derechos y deberes que debemos transmitir a los niños.

¿Qué son las normas y por qué son importantes?

Las normas buscan darnos certidumbre, es decir, confianza y seguridad en la vida cotidiana, porque gracias a ellas sabemos qué podemos esperar de los demás y, a la vez, ellos saben qué pueden esperar de nosotros. Las normas ayudan a prevenir problemas o conflictos en la relación entre las personas.

¿Cuáles son las 10 normas de convivencia?

10 Normas de Convivencia Ciudadana – Sea en la comunidad de vecinos o en la gran ciudad, estas pueden ser algunas de las normas de convivencia más importantes:

  1. Practicar la cortesía: saludar o corresponder al saludo; pedir permiso; dar las gracias; ceder el paso, etc.
  2. Hablar respetuosamente y en un tono de voz tranquilo.
  3. Hacerse responsable de los daños ocasionados a terceros.
  4. Cuidar los espacios comunes.
  5. Mantener el frente de la casa limpio.
  6. Botar la basura en los lugares destinados para ello.
  7. Tener especial consideración por niños, ancianos y personas con discapacidad.
  8. Mantener los equipos de audio en un volumen moderado y bajarlo durante las horas de descanso.
  9. Evitar realizar trabajos ruidosos durante las horas de descanso (taladrar, martillar, aserrar, etc.).
  10. Respetar las leyes.
See also:  En Donde Encontramos Las Normas Morales?

¿Cuáles son los valores de la convivencia?

Hablamos de respeto, paz, no violencia, igualdad, generosidad, compromiso por la superación de las personas para que sean mejores, y de un sin fin de valores que nos hace a todos iguales.

¿Por qué debemos de cumplir las normas de convivencia?

LA IMPORTANCIA DE LOS LÍMITES Y LAS NORMAS

QUÉ SON LAS NORMAS Y LOS LÍMITES

El límite le dice al niño: «Hasta aquí puedes llegar, más allá no». La norma es la forma en que se traducen los límites en el día a día. Cada familia ha de establecer sus propias normas. Los límites proporcionan seguridad al niño para enfrentarse al mundo.

LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN

La forma en la que nos comunicamos en la familia es fundamental para establecer con éxito los límites y las normas. Todo lo que hacemos en la vida se acompaña de comunicación. Cuando no se expresa claramente el mensaje, o el interlocutor no entiende lo que se le quiere decir, aparecen barreras que producen dificultades en las relaciones.

Con los hijos pasa lo mismo, si los padres son claros con el mensaje que quieren transmitir, si se aseguran de que los hijos les entienden, si escuchan lo que éstos tienen que decir, se puede establecer una relación de respeto y entendimiento. Esto evitará que surjan discusiones, y ayudará a encontrar momentos de entendimiento.

Tener una buena comunicación en casa es fundamental para establecer una convivencia tranquila, sosegada y feliz. La comunicación sirve para:

  • Establecer contacto con los otros.
  • Dar o recibir información.
  • Expresar o comprender lo que pensamos.
  • Transmitir nuestros sentimientos.
  • Compartir o poner en común algo.
  • Relacionarse.

Elementos que facilitan la comunicación + La escucha activa : que consiste en mantener una conducta que le dé a entender al niño que se está atendiendo a lo que dice, como por ejemplo mirarle a la cara o colocarse a su altura para hablar con él/ella.

+ La habilidad para motivar y el refuerzo social, que consisten en señalar al niño cuánto nos gusta comunicarnos con él diciéndole cosas como: «me encanta que hablemos», «ahora entiendo lo que quieres», ayudan a mantener la atención evitando las distracciones. Es muy necesario buscar momentos adecuados y frecuentes para hablar con los hijos, sentirán que son importantes, les dará seguridad y tranquilidad, y nos proporcionará información sobre cómo se sientes y podremos detectar preocupaciones, miedos, problemas, etc.

+ La empatía : que es la habilidad para ponerse en el lugar del otro. El objetivo es entender lo importante que son para el niño sus cosas, aunque para el adulto parezca que son cosas sin importancia. Para poner en marcha estos elementos facilitadores de la comunicación es necesario desarrollar las siguientes habilidades:

  • Dar información positiva.
  • Emitir mensajes coherentes, que no den lugar a contradicciones.
  • Expresar sentimientos, tanto los que nos resultan agradables como aquellos que no lo son (no hay sentimientos buenos o malos, algunos son agradables y otros desagradables. Hay que aprender a expresarlos y gestionarlos de forma adecuada).
  • Expresar un clima emocional de cariño y respeto.
  • Pedir y escuchar la opinión de los demás.

Cuando comunicamos un mensaje verbal, nuestras palabras van acompañadas de gestos, posturas, tono de voz, miradas, y otros recursos que constituyen la comunicación no verbal. Esto es muy importante, ya que tenemos que intentar que exista coherencia entre comunicación verbal y la no verbal.

  • Hay que evitar el exceso de diálogo, es necesario que se de tiempo al niño para que entienda lo que se le ha dicho, y después se le puede preguntar qué opina.
  • También tenemos que evitar la falta de diálogo, Debido a la falta de diálogo, puede parecer que disminuyen los conflictos, ya que al no hablar pueden disminuir las discusiones y los roces. Pero se pierde la oportunidad de compartir momentos en los que todos expresan cosas que les vinculan afectivamente, y a la larga esto puede generar problemas importantes. Es necesario buscar y reservar momentos todos los días para escucharse los unos a los otros, manteniendo una actitud abierta hacia las diferentes opiniones, y con predisposición para escuchar lo que dice cada uno.
  • Hay que enseñar a los niños a comunicarse, haciéndoles ver que lo que dicen es importante, y por lo tanto ellos también lo son. Las familias que dan prioridad a la comunicación no evitan los conflictos, sino que se enfrentan a ellos y aprenden recursos y estrategias para poder resolverlos.

LA AUTORIDAD

El ejercicio de la autoridad suele ser una fuente de conflictos, pero se complica aún más cuando no se ejerce de la forma adecuada. Es importante para los niños identificar un modelo válido de autoridad. Para ganarse un reconocimiento que les otorgue autoridad los padres pueden: + Establecer normas de funcionamiento que tenga en cuenta las necesidades de los miembros de la familia, es decir, contar con lo que el niño precisa.

+ Consensuar entre los que ejercen la autoridad (habitualmente padre y madre) lo que se quiere conseguir y seguir una misma línea. Una vez decidido, comunicárselo al resto de la familia, a los abuelos, cuidadores, etc para que exista coherencia en los mensajes que se le dan al niño. + Cumplir y hacer cumplir las normas marcadas, que han sido consensuadas.

Es necesario que se lleve a la práctica lo previsto, y ser coherentes y constantes en la aplicación de las consecuencias que se derivan tanto del cumplimiento como del incumplimiento de dichas normas, que se han establecido y comunicado previamente. Algunas ideas para mantener la autoridad:

  • Tener buen humor, serenidad y paciencia.
  • Mantener una línea de actuación coherente.
  • Acordar en pareja cómo educar a cada hijo.
  • Prestar atención a los intereses y problemas del niño.
  • No mostrar discrepancias entre ambos progenitores delante de los hijos.
  • Es necesario ser firmes y constantes en la aplicación de las normas, sin olvidar que en determinados momentos también es necesario ser flexible, y no olvidar nunca el cariño.
  • Reforzar positivamente y dar valor a aquellos momentos en los que el niño presenta el comportamiento adecuado.
  • Fomentar la autonomía y la libertad, y al mismo tiempo fomentar que adquieran responsabilidades.

EL VALOR DEL «NO»

Una de las dificultades más importantes a la hora de aplicar los límites en la familia, es el miedo que surge cuando hay que decir no a alguna demanda de los niños. Lo que se teme en concreto es no saber controlar la reacción que pueda tener el niño ante la negativa.

Para mantener los límites de forma consecuente, en numerosas ocasiones los padres tienen que decir que «no», y no ceder a las exigencias de los hijos. Cuando decimos «no», no debemos sentirnos culpables, ya que ello les va a ayudar a madurar y crecer. Además, decir «no» sirve de aprendizaje para cuando sean adultos, ya que la realidad es que no siempre saldrán la cosas como ellos quieren, sino que tendrán que enfrentarse a muchas frustraciones, y aprender a gestionar la tolerancia a la frustración de no tener lo que quieren cuando quieren.

Dicha tolerancia a la frustración se aprende cuando los padres dicen «no» y lo mantienen. Si un niño nunca se enfrenta al «no» del adulto, le costara mucho más hacer frente a la adversidad, y a aquellas situaciones en las que no consigue lo que quiere, y no adquirirá recursos y estrategias que le ayuden a enfrentarse a ellas de forma adecuada.

  • Decir «no» cuando es justo y necesario, no culpabiliza a quien lo dice, y educa a quien lo escucha.
  • Un «no» dicho con convicción y énfasis ayuda al niño, y es mejor tolerado. En cambio, un «no» poco creíble carece de valor.
  • Tampoco debemos caer en decir «no» a todo aquello que pide el niño, ya que esto lleva a reprimir su iniciativa, y a que no se muestre comunicativo.

LA IMPORTANCIA DE LOS LÍMITES

Todos los niños quieren y necesitan comprender las normas de cada uno de los contextos en los que viven (colegio, casa, parque, etc). Necesitan saber hasta dónde pueden llegar, y qué pasa cuando rebasan esos límites. Si no pasa nada, es decir, si no hay ninguna consecuencia, seguirán rebasando dichos límites.

Los límites dan seguridad El hecho de establecer límites y normas permite que el niño se sienta seguro y protegido porque sabe con quién puede contar para que le guíe en su aprendizaje. Los límites también aportan a los niños seguridad emocional, porque lo nuevo desconcierta. Gracias a los límites tienen orientación que guíe su conducta.

Los padres que informan claramente a sus hijos de cómo hacer las cosas, y de hasta dónde pueden llegar convierten su vida en algo predecible, y como consecuencia les dan seguridad. Los niños que se rigen por normas justas saben lo que ocurre cuando no las cumplen.

  1. Los límites ayudan a aprender cuáles son las conductas adecuadas Cuando los límites están claros y no cambian constantemente, los niños saben si la conducta que presentan es adecuada o no, y también qué consecuencias tiene el incumplimiento de una norma.
  2. Los límites son un aprendizaje fundamental para la vida adulta Cuando se marcan límites en casa es inevitable que surjan disputas, ya que lo más probable es que el niño intente saltárselos.
See also:  De Que TamaO Es El Titulo En Normas Apa?

Un actitud serena, tranquila y consecuente por parte de los padres es fundamental para superar el conflicto, y para que el niño aprenda que no siempre puede hacer lo que quiere. Por un lado, esta actitud resulta más convincente que dar gritos o amenazar, y por otro, sirve de modelo al niño, que imitará la manera de comportarse de sus padres cuando tenga que solucionar sus propios conflictos.

Si los límites y sus consecuencias están correctamente definidos, el niño aprende a tomar decisiones. Por ejemplo: «¿Qué hago?, ¿Me como la cena y así luego puedo tomar el helado? ¿o elijo no probar bocado y renuncio al postre?». Esto ayuda a los niños a hacerse responsables de las consecuencias de su comportamiento.

Así, poco a poco, van aprendiendo que son ellos quienes marcan sus propios límites. Al principio necesitan que el límite venga de fuera, que lo fijen sus padres, pero con el tiempo serán ellos los que establezcan las normas que dirijan su comportamiento.

  • Una vez que se conviertan en adultos, no precisarán que alguien les diga cómo actuar, ya que habrán aprendido e interiorizado cuándo un comportamiento es adecuado y cuándo no.
  • Los límites ayudan a establecer relaciones Una de las cosas que con más frecuencia exploran los niños es el grado de control o de poder que sus padres tienen sobre ellos.

La experiencia les enseña hasta dónde pueden llegar, y cuál es su posición con respecto a los otros miembros de la familia. Al principio este aprendizaje tiene lugar en la familia, y posteriormente se extrapola a otros ambientes donde existe autoridad como el colegio.

  1. Un niño con límites poco claros y no definidos se hace preguntas del tipo: «¿quién nada aquí?» o ¿hasta dónde puedo llegar?», y mantiene una incesante lucha con las normas que rigen la organización del grupo.
  2. Esta actitud puede extenderse a otros contextos, y por ejemplo puede llevar a problemas de comportamiento en el colegio, que pueden derivar también en problemas sociales con iguales.

Es importante que se le explique con claridad qué puede hacer, mediante el establecimiento de limites adecuados y haciendo un continuo seguimiento de que se cumplan, esto ayudará a evitar conductas tiranas, exigentes y agresivas en los diferentes contextos en los que se desarrolle.

CÓMO DAR UNA ORDEN

Limitarnos a una sola instrucción

Hay que usar un lenguaje que el niño entienda en función de su edad y sus características personales. Si nos dirigimos a él en estos términos: «Deja de jugar, recoge, prepara el pijama, y cuando estés en el baño avísame», el niño cuando esté a mitad de camino, ya no se acordará de lo que le hemos pedido, y lo más probable es que siga jugando en su cuarto.

Las órdenes e instrucciones tienen que ser claras

Los niños necesitan que les pidamos con mucha claridad y de forma específica lo que queremos y esperamos de ellos. La diferencia entre «aséate» y «lávate las manos y péinate» es grande.

Marcar una pausa para ver si el niño nos ha entendido

Puede ser útil que repita lo que tiene que hacer, y las consecuencias de hacerlo o no, para comprobar que ha entendido nuestro mensaje.

Repetir el mensaje

Este paso sólo es necesario si el niño no ha sabido hacer lo que le hemos pedido.

Ayudarle a hacer lo que le hemos pedido

Podemos acompañarle e iniciar la acción con él. Una vez que empiece a hacerlo, nos retiramos para que continúe solo. Así le ayudamos a que se centre en la tarea y no se despiste con otros asuntos.

Reforzarle cuando nos haga caso

Es importante reforzar de forma positiva al niño con comentarios como: «Estoy muy contento por lo que has hecho», «creo que te has esforzado muchísimo», «cada vez te salen las cosas mejor», etc.

CÓMO DAR UNA ORDEN

Tenemos la tendencia a ser selectivos y fijarnos en lo negativo, pasando por alto lo positivo. Se debe evitar dar órdenes o instrucciones haciendo hincapié en comportamientos negativos. Por ejemplo: «no grites», «no cojas el mando de la tele», «no tires de la cortina».

  1. Cuando marcamos las órdenes negativas estamos atendiendo a lo que no tiene que hacer el niño, pero no le decimos qué es lo adecuado.
  2. Son convenientes mensajes del tipo: «habla bajito, así te oigo mejor», «dame el mando para que lo guarde yo», «juega aquí en la mesa en vez de detrás del sillón».
  3. De esta forma el niño sabe lo qué le estamos pidiendo, y puede llevar a cabo la conducta adecuada.

Otro de los riesgos de hablarle en negativo es caer en la regañina crónica. Cuando los padres no dicen al niño qué puede hacer, y se limitan a prohibir comportamientos, están favoreciendo que los repita, ya que es una forma de recibir atención. Es conveniente dar la instrucción y orden en positivo, y así plantear alternativas de comportamiento.

¿Por qué son importantes las reglas de la sana convivencia?

¿Por qué es importante tener reglas familiares? – Las reglas familiares ayudan a los niños a entender qué comportamientos son buenos y cuáles no. A medida que los niños vayan creciendo, irán a más lugares donde habrá reglas que deberán seguir. Seguir reglas en la casa puede ayudarles a aprender a seguir las reglas de otros lugares.

Es normal que los niños rompan las reglas y pongan a prueba los límites. Romper una regla es la manera que tienen los niños de aprender sobre el mundo que los rodea. Hacer cumplir constantemente las reglas al aplicar consecuencias cuando las rompen los ayuda a entender que son importantes. Recuerde que los niños pequeños a veces rompen las reglas simplemente porque las olvidan.

No siempre las rompen porque están poniendo a prueba los límites. No obstante, nuestra respuesta debe ser la misma sin importar cuál sea el motivo por el cual se rompió la regla.

¿Cuál es la importancia de las normas en el colegio?

¿Cuál es la importancia de tener un reglamento escolar? – Cada escuela tiene reglas que los estudiantes deben seguir, sin importar su edad. Estas inculcan el respeto y los buenos hábitos, como llegar a tiempo, seguir códigos de vestimenta, reglas de convivencia con la comunidad y establecen parámetros de seguridad, entre muchos otros aspectos.

¿Por qué son importantes las normas de un grupo?

¿Por qué las normas de grupo son importantes? – Las normas positivas del grupo les aportan a los miembros del equipo un sentido de normalidad y estabilidad cotidiana. Con las normas del grupo se crean sistemas de valores compartidos implícitamente (o definidos).

  1. Al evacuar las dudas y el estrés que proviene de la incertidumbre, los miembros del grupo pueden colaborar de manera más efectiva y lograr un mayor impacto.
  2. Cuando los integrantes del equipo tienen —y entienden— las normas del grupo, saben qué se espera de ellos y pueden actuar en consecuencia.
  3. Del mismo modo que conocer las prioridades de un proyecto ayuda a centrarse en el trabajo de mayor impacto, entender las expectativas del grupo es absolutamente útil para colaborar de manera más efectiva.

Las normas de grupos también son útiles para que los miembros de los equipos ocupen su tiempo acorde a sus intenciones. Muy a menudo, la atención no está alineada con la intención. Dedicamos muchísimo tiempo a los pormenores del trabajo y no a las tareas más importantes.

Las normas de grupo simplifican las prácticas de las reuniones y las preferencias en las comunicaciones gracias a que con ellas se define con claridad cómo serán las interacciones entre los miembros del equipo. La transformación de estas reglas implícitas en políticas explícitas que abarcan a todo el equipo reduce la incertidumbre sobre cómo deberían mostrarse los miembros del equipo y, como resultado, aumenta la efectividad.

Además, las normas grupales pueden:

  • Generar un sentido de pertenencia entre los miembros del equipo al incentivarlos para que participen en las decisiones que se toman.
  • Fortalecer la confianza, porque todos están informados, saben qué sucede y cuál es su rol.
  • Incentivar el trabajo en equipo, ya que la predictibilidad reemplaza a la incertidumbre.
  • Establecer políticas que abarquen a todo el equipo sobre los estilos de comunicación para reducir la pereza social,

Lee: La guía para gerentes sobre estilos de comunicación