Que Son Las Normas De Acotacion?

Que Son Las Normas De Acotacion
UD 5

N ormalización:
  • Normalización : Conjunto de normas que regulan una actividad con objeto de garantizar el entendimiento común.
  • En el caso del dibujo técnico las normas se refieren al tamaño del papel, la forma de doblar los planos, las escalas adecuadas para la representación de cada objeto, al tipo y grosor de línea que debe utilizarse para cada tipo de dato, a la forma de acotar las piezas.
  • Este curso estudiaremos las normas referidas a escalas, tipos de líneas y normas de acotación.
Escalas normalizadas
Las escalas recomendadas por las normas se han elegido por ser las que permiten una conversión mías sencillas son:

Natural 1:1
De Ampliación 10:1 5:1 2:1 20:1 50:1
De Reducción 1:2 1:5 1:10 1:20 1:50 1:100 1:200 1:500 1:1000 1:2000 1:5000 1:10000 1:20000 1:50000 1:100000

Para elegir la escala del dibujo haremos lo siguiente: Con escala de reducción.

  1. Dividimos la dimensión mayor del objeto por la dimensión mayor del papel de dibujo.
  2. Elegimos la escala con la cifra inmediatamente superior (en ella nos va a caber el dibujo).
  3. Comprobamos que al reducir la dimensión menor del objeto, según la escala escogida, puede ser dibujada en el papel.
  4. Comenzamos a dibujar.

Con escala de ampliación.

  1. Dividimos la dimensión mayor del papel por la dimensión mayor del objeto.
  2. Elegimos la escala con la cifra inmediatamente inferior (en ella nos va a caber el dibujo).
  3. Comprobamos que al reducir la dimensión menor del objeto, según la escala escogida, puede ser dibujada en el papel.
  4. Comenzamos a dibujar.

Ejemplo: Tenemos que dibujar un coche de 5m de longitud en papel de formato A4. ¿Que escala habría que utilizar?

Dimensión mayor del coche 500 cm 500/29,7 = 16,83
Dimensión mayor hoja papel 29,7 cm
Escala a utilizar 1:20

/td>

table>

TIPOS DE LÍNEAS LÍNEA GRUESA CONTORNOS Y ARISTAS LÍNEA GRUESA DE TRAZOS ARISTAS OCULTAS LÍNEA FINA DE TRAZO Y PUNTO EJES DE SIMETRÍA Y DE REVOLUCIÓN LÍNEA FINA LÍNEAS DE COTA RAYADOS Y LÍNEAS DE REFERENCIA

ol>

  • ACOTACIÓN
    LÍNEAS AUXILIARES DE COTA Son líneas perpendiculares a la arista que se va a acotar, que parten del dibujo. Estas líneas, así como el resto de las empleados en la acotación, se deben realizar con un trazo más fino que el utilizado para dibujar la pieza. En el caso de los dibujos en perspectiva las líneas auxiliares de cota pueden tomar la dirección de cualquiera de los dos ejes perpendiculares a la arista. En ocasiones, para presentarlos con mayor claridad, se trazan con una inclinación de 60º
    • LÍNEAS DE COTA
    • Son líneas paralelas a la arista que se va a acotar y con la misma longitud que esta.
    • Conviene que la primera línea de cota diste al menos 8 mm de la pieza, y que las siguientes mantengan una distancia aproximado de 5 mm entre si.
    • Observa en la figura que (las líneas auxiliares de cota sobrepasan ligeramente la línea de cota (lo aconsejable es que sea en unos 2 mm).
    SÍMBOLOS FINAL DE COTA Se sitúan en los extremos de la línea de cota, delimitando su amplitud. Por regla general, se emplea como símbolo una punta de flecha estrecha y alargada. Aunque lo norma permite usar diferentes símbolos, en dibujo industrial suele utilizarse una punta de flecha estrecha y alargada, y en dibujo arquitectónico, un pequeño trozo inclinado 45º. La norma establece que en un mismo dibujo se emplee siempre el mismo símbolo de final de cota. Cuando no se dispone de espacio suficiente, las puntas de flecha pueden sustituirse por puntos.
    CIFRAS DE COTA Se trata de números que indican la magnitud real del elemento acotado, Estas cifras se sitúan centrados en la línea de cota y deben ser siempre perfectamente legibles. Su tamaño ha de estar en consonancia con las dimensiones del dibujo. Todos las cotos se deben expresar en la misma unidad, que en dibujo industrial es el milímetro. Si una cifra de cota aparece expresado en otra unidad, al lado de dicha cifro hay que indicar la unidad empleada (cm, m,).
    LÍNEAS DE REFERENCIA Sirven para indicar un valor dimensional o incluir uno nota explicativo en los dibujos, uniendo la cifra o el texto a la pieza. las líneas de referencia pueden terminar de varias formas:

    • En punta de flecha: son líneas que acaban en un contorno de la pieza.
    • En un punto; estas líneas concluyen en el interior de la pieza,
    • Sin punto de flecha ni punto: finalizan en otro línea.

    La parte de la línea de referencia donde se rotula el texto debe ser paralela al elemento que se va a acotar; si este no estuviera bien definido, aquella se dibujará en horizontal y sin línea de apoyo para el texto.

    SÍMBOLOS Son indicaciones que se sitúan junto a las cifras de cota. Sirven para señalar características formales de una pieza, simplificando su acotación, y en ocasiones permiten reducir el número de vistas necesarias para definiría.
    1. ACOTACIÓN CORRECTA
    2. Como regla general, se puede considerar que la acotación de una pieza o mecanismo es correcta cuando contiene las cotas mínimas, suficientes y adecuadas para la correcta fabricación de dicha pieza o mecanismo.
    3. Para ello, hay que tener en cuenta, además de lo indicado hasta ahora, las siguientes normas básicas de acotación.

    ul>

  • NORMAS DE ACOTACIÓN
    NORMA 1 Las cifras de cota se pueden situar centradas sobre la línea de cota o en medio de esta, interrumpiéndola, pero en un mismo dibujo se debe emplear un único procedimiento.
    NORMA 2 Las cifras de cota se pueden escribir en paralelo a las líneas de cota, tanto en horizontal como en vertical (en este último caso aparece a la izquierda de la línea de cota). También se pueden situar en medio de las líneas de cota, en cuyo caso se escriben siempre en horizontal. En un mismo dibujo se debe emplear un único procedimiento,
    NORMA 3 No pueden utilizarse como líneas de cota ni la arista ni los ejes de un objeto. Además, una línea de cota tampoco puede terminar en un vértice
    NORMA 4 Las líneas de cota no pueden cruzarse entre sí ni con las líneas auxiliares de cota. Deben colocarse siempre por el exterior, salvo para acotar elementos interiores de un objeto, como, por ejemplo, un agujero.
    NORMA 5 Las líneas de cota relacionadas entre sí se deben dibujar alineadas; no deben alinearse, sin embargo, cotas que no estén relacionadas entre sí.
    NORMA 6 Los ángulos se acotan mediante un arco de circunferencia con centro en el vértice de dicho ángulo y la indicación de los grados que abarca. Cuando sea necesario acotar ángulos de lados pequeños, se prolongarán sus lados mediante líneas auxiliares. La situación de las cifras de cota se regirá por los mismos criterios que las acotaciones lineales
    NORMA 7 Para finalizar, observa a continuación las diferentes formas de acotar los diámetros y radios de una circunferencia o arco.

    UD 5

    ¿Qué son las normas de acotación?

    La acotación es el proceso de anotar, mediante líneas, cifras, signos y símbolos, las medidas de un objeto, sobre un dibujo previo del mismo, siguiendo una serie de reglas y convencionalismos, establecidos mediante normas. Las normas que rigen las características de las acotaciones son: UNE 1-133-75 e ISO 2595-1973.

    ¿Qué es la acotación y cuáles son sus elementos?

    La acotación es el proceso de anotar, mediante líneas, cifras, signos y símbolos, las mediadas de un objeto, sobre un dibujo previo del mismo, siguiendo una serie de reglas y convencionalismos, establecidos mediante normas.

    ¿Cuándo se usa acotación?

    Acotación en teatro – En el teatro, la acotación se refiere a las notas o comentarios de naturaleza descriptiva que el autor incluye en la obra teatral para explicar detalles relativos a los movimientos y acciones de los personajes en escena, así como todo lo relacionado con la puesta escénica.

    1. Las acotaciones no forman parte del texto pronunciado por los actores, y su función es más bien indicar a los actores y al director ciertos aspectos de la representación teatral, como gestualidad, tono de voz, expresiones, etc.
    2. Las acotaciones, en general, aparecen en todos los textos de carácter dramático, sean para teatro, televisión, cine u ópera.

    Un ejemplo de acotación ocurre en este diálogo de Los dos hidalgos de Verona, extraído de la literatura de William Shakespeare. Nótese la acotaciónen el paréntesis: «Relámpago: Señor: vuestro guante ( entregándole un guante ). »Valentín: No es mío. Tengo puestos los dos».

    ¿Cuál es el objetivo de las cotas?

    Línea de cota – Que Son Las Normas De Acotacion Sirven para soportar las medidas. Encima de ellas colocaremos la cifra que indica la dimensión de esa medida. Se trata de una línea fina, que es paralela a la superficie a medir o bien perpendiculares a a las aristas del cuerpo o a las líneas auxiliares de cota. ► + información Ir arriba

    ¿Cuáles son los tipos de cota?

    Los tipos básicos de cotas son lineales, radiales, angulares, por coordenadas y de longitud de arco.

    ¿Qué es la acotación de un diálogo?

    El discurso de la obra dramática: diálogo, acotaciones y didascalias – El discurso de la obra dramática se presenta bajo dos formas bien diferenciadas, incluso tipográficamente: una es la constituida por el diálogo de los personajes y la otra por las acotaciones del autor.

    • Ambas proceden, como es lógico, del autor, pero la primera pone la palabra en boca de los personajes, mientras que la segunda es el habla directa del autor dirigida al director de escena, o a los actores, con las indicaciones necesarias para la representación.
    • Los manuales y los diccionarios de teatro franceses denominan didascalies a esas anotaciones al diálogo dramático ( Didascalies,

    « indications scéniques données par l’auteur accompagnant le texte d’une oeuvre théatrale », Dictionaire, Hachette). Los autores españoles suelen llamarlas acotaciones o anotaciones, aunque últimamente algunos investigadores españoles que enseñan en Canadá las llaman también didascalias 1,

    Según el DRAE, la didascalia es un término con varias acepciones en el lenguaje particular del teatro: 1) «enseñanza, instrucción; especialmente en la antigua Grecia, la que daba el poeta a un coro o a los actores»; 2) «en la antigua Grecia, los catálogos de piezas teatrales representadas, con indicaciones de fecha, premio, etc.

    »; 3) «en la literatura latina eran las notas que, a veces, al comienzo de una comedia, dan noticia sobre su representación». Y por acotación entiende el mismo DRAE : «señal o apuntamiento que se pone al margen de algún escrito o impreso. Cada una de las notas que se ponen en la obra teatral, advirtiendo y explicando todo lo relativo a la acción o movimiento de los personajes y al servicio de la escena».

    • Corvin 2 cree que se pueden considerar didascalias todo lo que en el texto de teatro no es diálogo, es decir, todo lo que en el texto mantiene la voz directa del autor: el título, la lista de las dramatis personae, los títulos de los actos, si los llevan, etc.
    • A nosotros nos parece conveniente partir de una diferenciación en el texto dramático, de dos aspectos, que llamaremos: 1) texto literario y 2) texto espectacular.

    El primero está constituido Fundamentalmente, aunque no sólo, por el diálogo de los personajes (escrito en la obra escrita, y dicho en la obra representada); el segundo está formado por las acotaciones y las didascalias, que harán posible la realización del diálogo en la escena y darán instrucciones sobre el conjunto de la representación.

    El diálogo es, pues, el habla de los personajes, escrita en el texto y realizada verbalmente en escena; las acotaciones son el habla del autor: se incluyen como anotaciones al diálogo en el texto escrito, no pasan verbalmente a la escena, donde se sustituyen por sus referencias; didascalias son las indicaciones que el diálogo hace sobre hechos y objetos escénicos, que pasan a la representación en forma verbal, como parte del diálogo, y también en sus referencias, como las acotaciones.

    El director de escena tiene una libertad amplia en la sustitución de las acotaciones por sus referencias, y no tanta cuando se trata de las didascalias, puesto que no sería tolerable una discordancia entre lo que dice el diálogo y lo que se realiza en la escena.

    Por ejemplo, en el texto de La rosa de papel, de Valle-Inclán, encontramos acotaciones al principio del texto: Lívidas luces de la mañana. Frío, lluvia, ventisquero. En una encrucijada de camino, la fragua de Simeón Julepe. Simeón alterna su oficio del yunque con los menesteres de orfeonista y barbero de difuntos.

    Pálido, tiznado, con tos de alcohólico y pelambre de anarquista, es orador en la taberna y el más fanático sectario del aguardiente de anís. Simeón Julepe, aire extraño, melancolía de enterrador o de verdugo, tiene a bordo cuatro copas. Bate el hierro.

    1. Que no pasarán a la representación como palabras, sino realizadas en sus referencias, bajo la estética que sea: realista, expresionista, simbólica, etc.
    2. El escenario se prepara, según lo que dice el autor, en la forma en que el director escénico crea conveniente.
    3. Luego empieza el diálogo, que en este texto concreto incluye didascalias muy claras, pues alude a que Julepe está haciendo algo en escena, martillando, que ya había sido dicho con otras palabras en las acotaciones anteriores: «bate el hierro».

    En el diálogo, la mujer alude a esa acción escénica, que de este modo se expresa dos veces, como acotación y como didascalia; podía ser dicha de una sola de estas formas, pero se dice de las dos: LA ENCAMADA: «¡Que me matas, renegado! ¡Que la cabeza se me parte! ¡Deja ese martillar del infierno!» «Batir el hierro», «ese martillar del infierno» tienen la misma referencia, aunque con matices.

    Si la frase estuviera en la acotación solamente, el director podría poner a Julepe dándole o no al martillo, pues el espectador no accede a las acotaciones a través de la palabra; pero si el diálogo alude al martilleo, no puede poner a Julepe con otra acción, porque perdería coherencia el diálogo. A veces se ha hecho esto: se habla de un perro que saca la suerte con unos papelitos, en Divinas palabras, y el perro no aparece por ninguna parte en la escena: en tal caso sería necesario modificar el diálogo para eliminar las referencias del escenario, pues de otro modo se suscita perplejidad en los espectadores.

    Las acotaciones y las didascalias hacen indicaciones sobre el espacio y el tiempo de la escena, y sobre todos los signos no verbales del escenario, empezando por los paraverbales. Constituyen también todo el paratexto dramático: indican el título, la lista de las dramatis personae, repiten el nombre de éstas ante sus intervenciones en el diálogo, y todo lo que permite determinar las condiciones de enunciación del diálogo sobre el escenario.

    • Y lo que no está aclarado por las acotaciones o por las didascalias, o por ambas a la vez, se remite a la competencia directa del director de escena y de los actores.
    • Las condiciones de enunciación del texto dramático, y frente a lo que ocurre en el relato donde sólo son imaginarias, son escénicas e imaginarias, lo que hace que las acotaciones y las didascalias sean necesariamente ambiguas, puesto que remiten a la fábula, que el lector puede imaginarse como quiera, y al mismo tiempo señalan algo tan real e inmediato como es el escenario donde se representa la obra, con sus condiciones concretas: posibilidades de luz, tan cambiantes a lo largo de los siglos, con sus medidas, con sus espacios: único (teatro a la italiana), múltiple (teatro isabelino, teatro español), centrípeto (teatro griego primitivo), centrífugo (teatro total), etc.

    La función de las acotaciones es, pues, doble: por una parte, son un conjunto de indicaciones que permiten al lector construir imaginariamente una escena o un lugar real, y, por otra parte son un texto de dirección con indicaciones del autor al director y a todos los que trabajan en la escenografía.

    En todo caso, las acotaciones y las didascalias son un lenguaje claramente perlocutorio, pues orientan al lector en sus posibilidades imaginativas, y dirigen la conducta de los responsables de la puesta en escena. Por esta razón, aunque algunos autores escriben sus acotaciones con verbos en indicativo, se entiende que tienen carácter imperativo: si el texto describe a Julepe: «pálido, tiznado, con tos de alcohólico y pelambre de anarquista.», el director de escena deberá entender que así tiene que aparecer el actor que represente a Julepe, y el actor deberá toser como entienda que tosen los alcohólicos.

    Si el autor de la obra es a la vez el director de escena, como fue el caso de autores clásicos (Shakespeare, Moliere, Lope), o si los códigos de representación están fijados estrictamente, porque la apariencia de los personajes coincide (traje, peinado, movimientos, distancias, etc.) con la del público (comedia de capa y espada, por ejemplo), o porque estén fijados en el género (comedia del arte), las acotaciones pueden reducirse hasta limitarse al nombre de los personajes y a las indicaciones al comienzo del texto.

    Se supone que la teatralidad pensada por el autor, aquella desde la que se imagina que se ha de representar su obra, si es él mismo quien la ponga en escena, no será necesario explicitarla. La amplitud de las acotaciones tiene sentido cuando el autor aspira a explicar al director su idea del espectáculo; por eso, la extensión de las acotaciones depende del tipo de teatro y del tipo de espacio escénico en cada caso; son particularmente prolijas en el siglo XIX: el espacio dramático es generalmente un lugar del mundo real y el personaje es un individuo personalizado del que se dan detalles precisos.

    En la actualidad las acotaciones están destinadas a construir el espacio autónomo correspondiente al texto, con indicaciones espaciales concretas, con las que el autor se anticipa al director de escena ( p. ej., Beckett). En la llamada dramaturgia del gesto pueden constituir todo el texto, ( p.

    • Ej., Acto sin palabras ), frente a lo que ocurría en la dramaturgia de la palabra, en la que el diálogo, más bien conversación, ocupaba prácticamente todo el texto 3,
    • Aclarados los problemas terminológicos sobre las formas de discurso de la obra dramática, vamos a estudiar el diálogo en el teatro, ejemplificando concretamente con Yerma 4 ; vamos a señalar las relaciones del diálogo con las acotaciones, vamos a ver qué entendemos por diálogo primario, y finalmente vamos a considerar algunos tipos de diálogo.

    Con cierta frecuencia se ha identificado la obra dramática con el discurso dialogado, y se ha prestado menos atención a las acotaciones, pero de hecho el texto dramático alcanza la unidad de sentido y de forma con los dos discursos. El diálogo, considerado generalmente como «texto principal», en muchos casos carece de sentido y podría parecer absurdo si no cuenta con las acotaciones, a las que, sin embargo, se considera «texto secundario» (Ingarden).

    Algunos autores construyen sin diálogo no ya obras enteras (Beckett, Acto sin palabras ), pero sí algunas escenas importantes, como el desenlace, en las que utilizan solamente acotaciones que se corresponden en escena con elementos no verbales; considerar a las acotaciones, en este caso, «texto secundario» nos parece desproporcionado.

    Así ocurre, por ejemplo, con la última escena de Ligazón, una de las obritas que constituyen el Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, de Valle-Inclán, cuya fábula se desenlaza con elementos no verbales, visuales y acústicos, que, expresados en las acotaciones y representados en el escenario mediante su referencia, son suficientes para cerrar el drama y crear una ambigüedad literaria muy intensa.

    Veltruski, en un artículo de 1940, «El texto como un componente de la obra dramática» 5 ha mostrado que el diálogo no es autónomo y en muchas obras resulta insuficiente para construir la fábula: ésta no queda completa y no sería inteligible sin el concurso de las acotaciones, que suelen llenar los blancos o vacíos de la historia dejados por el diálogo, además de enmarcarlos cronotópicamente.

    Reconociendo el hecho y la complementariedad del diálogo y las acotaciones, y el papel destacado que éstas pueden llegar a tener en la estructura sintáctica y en la creación del mundo ficcional del drama, es preciso reconocer que en la mayor parte de las obras dramáticas, la fábula se, construye fundamentalmente con el diálogo de los personajes y que la forma dialogada parece consustancial al drama.

    Valle-Inclán asilo reconocía en 1928: «en el diálogo está la médula vital del verdadero teatro, que no necesita la representación escénica para ser verdadero teatro» 6, aunque diez años antes sus palabras muestran que entendía por diálogo dramático el conjunto de diálogo y acotaciones: «Ese trabajo de dialogar y de acotar artísticamente es el que más me gusta y el que encuentro más fácil» 7,

    El trabajo de «dialogar y acotar», que quizá resulte fácil para un genio de la lengua y del drama como es Valle-Inclán, es de una complejidad semiótica enorme, y depende de muchos factores históricos, lingüísticos y sociales, de convenciones de género literario, de los estilos de época, de la particular visión del mundo del autor, de su competencia dramática, etc.

    A lo largo de la historia del teatro occidental podemos observar que todos los dramas utilizan en su discurso el diálogo y las acotaciones, pero con unas variantes de forma paralelas a las que observamos en la temática, en la cosmovisión que mantienen, en los presupuestos éticos, estéticos, sociales y psíquicos que les sirven de marco y les dan sentido.

    Los cambios en la concepción de los espacios escénicos, del personaje, del conocimiento o de cualquier otra categoría dramática o cultural, repercute de un modo directo en el diálogo, en sus formas y en la relación con las acotaciones. Al analizar el diálogo dramático podemos observar que mantiene una relación variable con las acotaciones, que puede constituirse en criterio válido para señalar tipos de discursos dramáticos.

    Hay diálogos dramáticos que están cercanos a la autosuficiencia, porque se desarrollan como una conversación que no hace avanzar la fábula y son lógicamente los que tienen menos acotaciones (Benavente); hay otros que alternan con acotaciones muy extensas, de papel relevante en la construcción de la fábula (Valle-Inclán).

    Las acotaciones de Yerma, a pesar de ser escasas, tienen gran capacidad para generar sentidos: los diálogos ocultan a veces actitudes o motivos que se destacan en la lengua de las acotaciones. Teniendo en cuenta esto dejamos abierto el problema de qué tratamiento hay que darles en tales casos, puesto que, si no pasan a la escena en forma verbal, resulta arriesgado suponer que el público alcance por la referencia que las sustituye en el escenario el sentido que tienen en el texto escrito.

    El primer cuadro presenta en escena a Juan y a Yerma; tiene muy pocas acotaciones, dos de movimiento, una referencia a movimientos de Juan «(Va a salir)», y otra a Yerma «(Levantándose)», ambas irrelevantes. Mucho mayor interés tienen las que siguen, referidas a actitudes: Juan «(Sonriente)»; Yerma «(Se abraza y besa al marido, tomando ella la iniciativa)».

    Esta, las más extensa hasta ahora, es expresión de la esperanza que aún tiene Yerma, pero la escena se cierra con un cambio, indicado también en una acotación: Yerma «(Sombría)». El segundo cuadro dedica sus acotaciones a gestos de Yerma que expresan su actitud expectante y su evolución: Yerma «(Alza los brazos en un hermoso bostezo y se sienta a coser)»; en la escena con María, Yerma «(Se levanta y queda mirándola con admiración)», «(Con curiosidad)», «(Agarrada a ella)», «(La mira extraviada)», «(Con ansiedad)», «(Riendo)», «(Se acerca y le coge amorosamente el vientre con las manos)».

    Las escenas con Víctor son las más interesantes para analizar la relación del diálogo con las acotaciones, porque dicen lo que el diálogo calla; las acotaciones escenifican la verdadera relación entre estos dos personajes; sus movimientos libidinales no tienen que ver con lo que dicen las palabras: Víctor «(Es profundo y lleva firme gravedad)», «(Sonriente)», «Yerma» (Ríe)», «(Temblando)», «(Casi ahogada)», «(Con angustia)», «(Con pasión)».

    El cuadro segundo repite la escena reiterando las mismas condiciones: Yerma «(Está sentada)», «(Lo mira. Pausa)», «(Se levanta y se acerca a Víctor)», «(Pausa. El silencio se acentúa y sin el menor gesto comienza una lucha entre los dos personajes)», «(Temblando)», «(Lo mira fijamente y Víctor la mira también y desvía la mirada como con miedo)».

    • Las acotaciones, independizadas del diálogo, constituye todo un cuadro de deseos, acciones, represiones y actitudes.
    • Estos pasajes son suficiente para comprobar hasta qué punto pueden adquirir relieve las acotaciones en el texto dramático: la lucha que sostiene Yerma entre el deseo angustiado del hijo y el.

    honor se resuelve en las acotaciones de esta escena en la que Víctor se retira al desviar la mirada con miedo: el personaje desaparecerá de la escena definitivamente, después de esta acotación. Es seria la dificultad de escenificar esas relaciones que no se traducen en un diálogo verbal, y sólo se manifiestan en el lenguaje de las miradas.

    ¿Qué es acotación explicacion para niños?

    Las acotaciones son las indicaciones que cuentan en qué lugar están los personajes. También describen cómo hablan los personajes y sus gestos. Si están enojados, contentos o tristes y los movimientos que los actores deben hacer en el escenario.

    ¿Cómo se ponen las cotas?

    Cuando la línea de cota es horizontal, las cifras irán colocadas encima y en el centro de la misma. Cuando la línea de cota es vertical, las cifras se colocan junto a dicha línea, de forma que la cota se pueda leer por la derecha.

    ¿Qué signo se utiliza para escribir las acotaciones?

    El que con signos anda, a redactar se enseña Aprendizaje esperado: r ecopila leyendas populares para representarlas en escena. Énfasis: i dentificar uso de signos de puntuación en textos dramáticos. ¿Qué vamos a aprender? Identificaras el uso correcto de los signos de puntuación al momento de realizar un texto dramático.

    Los repasaras, reconocerás y utilizaras en los textos teatrales. ¿Qué hacemos? La leyenda es un texto narrativo de tradición oral que pasa de generación en generación, suele mezclar hechos que sucedieron en realidad con un toque sobrenatural, mágico o inexplicable; algunas de las leyendas más conocidas en nuestro país son: La llorona, La mulata de Córdoba, El callejón del beso, La isla de las muñecas, entre otras.

    Los signos de puntuación, en un texto teatral, tienen una gran función ya que con su adecuado uso pueden aportar énfasis, dramatismo, pausa e intención a los diálogos. Su correcto uso es capital para que los diálogos sean funcionales para los actores o para quien lea tales textos.

    1. La representación teatral de éstas no es una improvisación, sino un trabajo basado en la leyenda y los personajes que se traducen en diálogos.
    2. Se trata de elaborar un texto dramático para una obra de teatro, con escenas organizadas de la leyenda a representar y colocar los signos de puntuación adecuados que permitan una correcta entonación y tiempo para matizar cada uno de los diálogos y así transmitir el mensaje que se desea dar.

    Por ejemplo, si vas a adaptar una leyenda de terror o sobrenatural al teatro, el objetivo será que logres esa misma intención y que el público sea transportado a la historia de manera efectiva. Aspectos para convertir un texto narrativo en un texto teatral.

    • Escrito para ser leído
    • Escrito en prosa
    • Provoca la imaginación del lector
    • Son: cuentos, novelas, mitos, fábulas, leyendas, entre otros

    Texto dramático o teatral:

    • Escrito para ser representado
    • Contiene acciones dialogadas
    • El escenario representa el espacio real
    • Son: tragedias, comedias, sainetes, entremeses, sketches, entre otros

    Una forma fácil de recordar la diferencia es pensar: si el texto va a ser representado por actores, es teatral. Y todos aquellos que sólo leeremos directamente del libro son narrativos. Además, recuerda que los textos teatrales están habitados por personajes que desarrollan la acción.

    • Y que este tipo de textos suelen dividirse en actos y escenas.
    • ¿Cómo funciona la puntuación en los textos teatrales? es decir ¿cuál es su papel? Los signos de puntuación son básicos en nuestra vida.
    • Gracias a ellos es que podemos comunicarnos de manera más comprensible al escribir.
    • Ejemplo: En el primer enunciado no se usa ningún signo, ni de puntuación ni auxiliar, así que se vuelve complicado saber cuál es su verdadera intención, observa.

    Como estas guapo Pero poniendo signos de puntuación, podemos leer: ¿Cómo estás, guapo? ¿Cómo?, ¿estás guapo? ¡Cómo estás guapo! Nos damos cuenta que, con un pequeño movimiento en los signos de puntuación, el enunciado cambia su sentido. Ahora, veamos cómo vamos a aprovechar esto en un texto teatral.

    1. El tema. Por ejemplo, todos ubicamos la leyenda La llorona : aquella madre que, al sentirse engañada por su marido, se va con sus hijos al mar, ahoga a sus hijos suicidándose después, y que cada noche aparece cerca del lugar arrepentida gritando: ¡Ay, mis hiijooos ! En ésta, el tema sería «una madre arrepentida que busca a los hijos que asesinó».
    2. El lugar donde ocurrieron los hechos. Dependiendo la versión que les hayan contado podría ser: el mar, un río, lago o barranco.
    3. Época en que ocurrió el suceso. En este caso la Colonia.
    4. Sus personajes y características. Es decir, una mujer despechada, dos o tres hijos pequeños, esposo y amante.
    5. Contexto social y psicológico. En la versión que me contaron, en un pequeño pueblo cercano al mar.

    Puedes elaborar una tabla o cuadro en la que se organice esta información para tenerla presente al momento de comenzar a redactar. El reto más grande es conocer cuáles son los signos de puntuación y cómo utilizarlos pues, como se expuso antes, si no cuidas los signos de puntuación al redactar cualquier texto, éste corre el riesgo de cambiar el sentido o perder la idea que realmente quieres transmitir en el lector o espectador.

    1. Detente un momento en recordar lo que son los signos de puntuación.
    2. ¿Qué son los signos de puntuación? Según el Diccionario Panhispánico de Dudas, son un tipo de signo ortográfico, es decir, marcas gráficas que aparecen en los textos escritos con el fin de contribuir a su correcta lectura e interpretación.

    Cada signo tiene una función propia y unos usos establecidos por convención. Los signos de puntuación son: Coma, comillas, corchetes, dos puntos, interrogación y exclamación, paréntesis, punto, puntos suspensivos, punto y coma y la raya. Y los signos auxiliares son el apóstrofo, asterisco, barra, diéresis, guion corto y largo, llave, párrafo y tilde.

    • Marcan las pausas y la entonación con la que deben leerse los enunciados.
    • Organizan el discurso y sus diferentes elementos para facilitar su comprensión, evitar posibles ambigüedades en textos que, sin su empleo, podrían tener otras interpretaciones.
    • Señalan el carácter especial de ciertos fragmentos de texto —citas, incisos, intervenciones de distintos interlocutores en un diálogo, entre otros.

    Ahora que ya recordaste qué son y para qué sirven los signos de puntuación, piensa, cómo es que puedes aprovecharlos para escribir un texto teatral Cuando vamos al teatro, escuchamos a los personajes con su muy peculiar forma de hablar. Ellos son interpretados por actores que previamente han estudiado el texto teatral.

    Los autores, en este caso tú que estás trabajando en la escritura del texto teatral, debes escribir los diálogos, ayudado por los signos de puntuación, para lograr que indiquen la entonación, la intención e incluso el estado de ánimo de los personajes. Los signos auxiliares, como la tilde o acento gráfico, pueden significar una gran diferencia en el dialogo de un personaje: Observa el primer párrafo: Una famosa revista publico que el cantante agradecía a su publico y les decía: denme un momento mientras lo publico en mis redes sociales.

    ¿Qué entendiste del texto anterior? Ahora leamos: Una famosa revista publicó que el cantante agradecía a su público y les decía: «Denme un momento, mientras lo publico en mis redes sociales». La diferencia es clara cuando utilizamos signos de puntuación.

    • ¿Qué partes de la historia podrían ser acciones?
    • ¿Qué otras deben suceder mediante diálogos?
    • ¿Qué partes podrían estar en las acotaciones?
    • ¿De qué partes de la leyenda podamos prescindir?

    Elabora un cuadro en tu cuaderno para organizar la información. Si ya tienes claros tus personajes, ambientes, época, tema y lugar de los hechos, y suponiendo que ya estructuraste lo que quieres que tus personajes digan en la representación, es decir, los diálogos que actuarán: ¿Qué signos son los más comunes en los textos teatrales? Lee el siguiente fragmento de una obra juvenil muy divertida titulada » El beso que embaraza «, del autor Rubén Martínez.

    • VIDEO. El beso que embaraza. https://youtu.be/ILRx38y1Agw El uso adecuado de los signos de puntuación, en un texto dramático, logra que exista una intención en los diálogos, en el ritmo de la obra y los cambios en la intensidad. ¿Reconociste algunos signos de puntuación en el texto que no habías utilizado o cuya función desconocías? El guion largo es muy común en los textos teatrales para marcar el intercambio de diálogos entre un personaje y otro. Los paréntesis sirven para indicar las acotaciones que aparecen en el diálogo de un personaje. Recuerda que las acotaciones no son dichas por los personajes, se utilizan para otro tipo de indicaciones, por eso se separan con paréntesis. Es de uso común, después del nombre utilizar los dos puntos, para indicar que lo que sigue, es lo que a ese personaje le corresponde decir. Para dar ciertos énfasis a los diálogos, se pueden usar signos de exclamación para indicar que una frase es gritada, o dicha con enojo por los personajes. O también, si quieres dejar la impresión de que un personaje, al terminar de hablar, se queda pensando algo, podemos utilizar los puntos suspensivos. También, si necesitas insertar un silencio o una pausa entre el diálogo para crear un momento de suspenso, sólo hay que escribir estas palabras: silencio o pausa, dentro de un paréntesis, como una acotación. Los signos de puntuación le pueden dar vida a tus textos, o descolocarlos por completo. Ejercita lo visto hasta ahora. Observa el siguiente texto, no tiene ningún signo de puntuación. La actividad es que, en tu cuaderno, lo reescribas colocando los signos de puntuación que deben llevar. Léelo con un ritmo lento, para que te dé tiempo de realizar la actividad. POBLADOR 1 Dirigiéndose a la gente de la comunidad Será necesario que hagamos algo para acabar con la sequía El viernes caminaremos desde la plaza Principal a los cuatro puntos cardinales Están de acuerdo, ¿Te diste cuenta de que, si lees de esta forma, no se entiende la intención del personaje? Ahora ve a la propuesta de puntuación, verifica y compara para ver qué tanto se parece tu texto al texto de la actividad y si es diferente. POBLADOR 1: ( dos puntos, acotación) Dirigiéndose a la gente de la comunidad. (punto) Será necesario algo para acabar con la sequía (punto), El viernes caminaremos desde la Plaza Principal a los cuatro puntos cardinales. (punto, y Signos de interrogación ) ¿Estás de acuerdo? Si utilizaste los signos de puntuación de forma distinta a la que se muestra y si tienes dudas de para qué sirve cada uno, puedes revisar en internet el Diccionario Panhispánico de Dudas que te ayudará a resolverlas. Y para tener práctica en su uso en los textos teatrales, te invitamos a que busques y leas este tipo de textos. Para reforzar lo visto hasta este momento, observa el siguiente video. Pon atención a los retos que se proponen en él, ya que con ellos practicarás y reforzarás el uso adecuado de los signos y te ayudará a reflexionar sobre las consecuencias de poner un signo de puntuación en otro lugar en donde no iba.
    • La importancia de puntuar textos

    https://www.youtube.com/watch?list=RDCMUCD_vqC34BVWFN-6nfTXLjIA&v=oXgQgZjYSF4&feature=emb_rel_end ¿Te imaginas que alguien dejara un testamento sin puntuar? Te aseguro que habría bastantes problemas. Recapitula:

    1. ¿Por qué los signos de puntuación son importantes en la redacción de textos dramáticos?
    2. ¿Por qué son importantes los signos de puntuación para la lectura de un texto dramático?
    3. Un signo de puntuación mal colocado u omitido, ¿cómo podría impactar a un mensaje?

    Debes cuidar la colocación de los signos de puntuación para que se logren la intención correcta y verificar que estén bien puestos para evitar confusión en el mensaje que queremos expresar o que éste cambie su sentido, como el ejemplo de la coma que salvó al condenado a muerte.

    En el caso de los textos dramáticos las acotaciones van entre paréntesis y se actúan, no son dichas por los personajes. El guion largo y los dos puntos indican que el diálogo de un personaje inicia. Los signos de exclamación pueden ayudarte a darle una intención fuerte a lo que se dice. El punto, punto y coma, coma, y puntos suspensivos no sólo son separaciones, sino que te ayudan a imprimir de intenciones a los diálogos, y para que estos generen emoción, estrés, sorpresa, ¿Qué otros te imaginas? No olvides tomar en cuenta que, al redactar tus diálogos, el modo de hablar de cada personaje coincida con sus características, si es niño o adulto, o si vive en el norte del país, en la ciudad de México o en la costa de Veracruz; para ello, también puedes apoyarte de signos de puntuación y auxiliares.

    El r eto de h oy: Busca una leyenda ecuatoriana de nombre La leyenda de Mariangula, hay dos versiones: la de una niña que vende comida con su mamá, y la historia de una joven que, con tal de tener a su esposo feliz, es capaz de preparar cualquier platillo con ayuda de doña Mechita, la vecina.

    • La temática
    • El lugar donde sucede
    • La época en que se desarrolla
    • El contexto sociocultural
    • Qué es lo que sucede
    • Los personajes que se involucran en ella y, lo más importante, que practica lo visto en esta sesión: el uso de los signos de puntuación para la redacción de las escenas y sus diálogos, a fin de que la representen en familia.

    Y si quieres divertirte más, busca ropa adecuada, algunos muebles o cortinas que te sirvan para hacer la escenografía y arma todo un montaje teatral en tu hogar. ¡Buen trabajo! Gracias por tu esfuerzo. Para saber más: Lecturas https://www.conaliteg.sep.gob.mx/

    ¿Qué es la cota ejemplos?

    Concepto de cota superior y cota inferior de una sucesión. En topografía se llama cota a la altura del terreno en un punto, así, por ejemplo, se dice que el monte Everest tiene la cota más alta del planeta con 8.848 metros, o que se ha descubierto una sima en el mar con una cota que tiene -10.617 metros.

    ¿Qué son las acotaciones para niños de primaria?

    Las acotaciones son las indicaciones que cuentan en qué lugar están los personajes. También describen cómo hablan los personajes y sus gestos. Si están enojados, contentos o tristes y los movimientos que los actores deben hacer en el escenario.

    ¿Cuáles son las cotas funcionales?

    Cota funcional (F): son las cotas esenciales para que la pieza pueda cumplir su función. Cota no funcional (NF): son cotas que sirven para la total definición de la pieza, pero no son esenciales para el funcionamiento de la pieza.

    ¿Cómo están escritas las acotaciones en una obra de teatro?

    Acotaciones | El texto teatral. Concepto y elementos básicos Las acotaciones son indicaciones del autor para la representación teatral, Las características que tienen son las siguientes:

    Van escritas entre paréntesis y en cursiva, Son útiles para que el lector pueda imaginarse el contexto en el que se da el diálogo teatral y para que el director de la representación sepa qué necesita, Hacen referencia a la utilería, es decir, cómo es el decorado necesario, la iluminación o los sonidos que plantea el dramaturgo. Son indicaciones para los personajes : vestuario, gestos, intención comunicativa.

    Por parejas, representad este fragmento teatral siguiendo con atención las indicaciones de las acotaciones. Sánchez y Rodríguez son dos tramoyistas que nos explican lo que tenemos que hacer para clavar un clavo en una madera: RODRÍGUEZ: Verbigracia: si carecemos de clavo o punta, por mucho que nos esforcemos, nada lograremos o conseguiremos.

    SÁNCHEZ: ( Para demostrarlo, golpea la madera con el martillo dos o tres veces ) ¡No hay forma ni manera!RODRÍGUEZ: Comprobación dos: si no tenemos cachomadera en el que clavar el clavo o punta, tampoco tendremos éxito o suerte.SÁNCHEZ: ( Golpea el clavo en el aire dos o tres veces antes de exclamar) ¡No hay forma ni manera!RODRÍGUEZ: Comprobación tres: si carecemos de martillo, tampoco veremos colmados nuestros propósitos o pretensiones.

    SÁNCHEZ sujeta el clavo sobre la madera, y entre los dos tratan de animar al clavo para que se clave solo. Si acaso, lo ayudan con el dedo. SÁNCHEZ: ( ) ¡Venga, hombre! ¡Adentro!RODRÍGUEZ: ¡Ahí tú, clavo! ¡Venga! ¡Ahí tú! LOS TRAMOYISTAS: ¡No hay forma ni manera! Fernando Lalana.

    ¿Qué reglas es conveniente seguir para la elección de los planos de acotación?

    Normas básicas de aplicación: – En un plano deben figurar todas las informaciones dimensionales para definir una pieza. – Cada elemento no se debe acotar más que una sola vez – Las cotas se deben situar en la vista que mejor defina el elemento. Las cotas de un mismo elemento deben situarse lo más agrupadas posibles.