Conjunto De Normas Que Determinan Los Delitos Y Las Penas Que El Estado Impone A Los Delincuentes?

El Derecho Penal se ubica dentro del Derecho Público toda vez que el Estado interviene activamente en la solución de conflictos buscando preservar el orden y la paz públicos. El Derecho Penal es el conjunto de normas jurídicas por medio de las cuales el Estado define las conductas u omisiones que constituyen delitos, así como las penas y/o medidas de seguridad para sancionar a quienes incurren en la comisión de esos delitos.

¿Qué es el Derecho Penal normativo?

VII. Es un Derecho normativo – La característica principal del Derecho Penal, es que tipifica toda conducta que no debemos tener, por lo tanto, lo que no se encuentre escrito y expresamente prohibido, está permitido. Por eso es importante entender el principio de tipicidad, dándole la relevancia que se merece el Derecho Objetivo.

¿Qué es el ius puniendi del Estado?

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, Este aviso fue puesto el 10 de septiembre de 2015.

Ius puniendi es una expresión jurídica latina utilizada para referirse a la facultad sancionadora del Estado, Se traduce literalmente como derecho a penar o derecho a sancionar, La expresión se utiliza siempre en referencia al Estado frente a los ciudadanos.

¿Cuál es la rama del derecho penal?

El derecho Penal es entendido como la rama del Derecho que estudia el fenómeno criminal, el delito, el delincuente y la pena. Se ubica como rama del Derecho público, porque protege los bienes jurídicos de los ataques que los afectan y con ello lesionan la seguridad jurídica.

¿Quién define en un sentido objetivo al derecho penal como el conjunto de normas que regulan el derecho punitivo?

Para conocer a esta rama del derecho, debemos entender que el derecho es un orden de relación social eminentemente dinámica, dialéctica y de comunicación; lo que se refleja, lo mismo en la estructura de la norma, como en las características del sistema jurídico general. La sociedad es, sabidamente, una forma de vida natural y necesaria al hombre, en la cual se requiere un ajuste de las funciones y de las actividades de cada individuo, que haga posible la convivencia evitando choques, resolviendo conflictos y fomentando la cooperación. Así y de acuerdo a lo estimado por Ignacio Villalobos, en su obra «Derecho Penal Mexicano», define al Derecho Penal como «aquella rama del Derecho Público Interno, cuyas disposiciones tienden a mantener el orden político-social de una comunidad, combatiendo por medio de penas y otras medidas adecuadas aquellas conductas que le dañan o ponen en peligro». Define al Derecho Penal José Arturo González Quintanilla, en su obra intitulada «Derecho Penal Mexicano», de la siguiente forma: «El Derecho Penal es el poder punitivo del Estado, constituyendo, desde luego, la expresión más enérgica del poder. Mediante este fenómeno se establecen los delitos y las penas como su legítima consecuencia.

Los representantes y órganos correspondientes del Estado captan los valores medios que se requieren para la convivencia en común de la colectividad; así también, llevan a cabo la imposición de los valores propios que aseguran la subsistencia y desarrollo del Estado como tal, incorporando los de mayor envergadura en el Código o Leyes Penales.

Entre las diversas concepciones del Derecho Penal, Jiménez de Asúa, citando a varios autores, nos menciona: «Hay definiciones subjetivas en que se alude al fundamento del derecho de castigar, considerándolo como «la ciencia que funda y determina el ejercicio del poder punitivo del Estado».

¿Qué es el tipo normativo?

Por otra parte, el elemento normativo es aquel término legal que exige una valoración, una decisión sobre su contenido. Son presupuestos del injusto típico que solo pueden ser determinados mediante una especial valoración de la situación de hecho.

¿Qué son los tipos normativos?

Crimina. Departamento Derecho Penal. Facultad de Derecho. Elementos descriptivos y normativos de los tipos En la descripción de una conducta en la Ley, esto es en el tipo, se emplean elementos de lenguaje. Éstos pueden ser descriptivos o normativos. Entendemos por elemento descriptivo aquel término legal cuyo contenido viene determinado por el sentido que el uso del lenguaje da a la expresión.

Se trata de realidades naturalísticas, perceptibles por los sentidos, a los que el lenguaje se refiere con expresiones comunes. Se trata de realidades perceptibles por los sentidos, a los que el lenguaje se refiere con expresiones comunes. Mezger los define como «determinados estados y procesos corporales y anímicos que deben ser comprobados caso por caso por el juez cognoscitivamente».

Por elemento normativo entendemos aquel término legal que exige una valoración, una decisión sobre su contenido. Siguiendo a Mezger, cabe decir que «los elementos normativos se refieren a aquellos datos que no pueden ser representados e imaginados sin presuponer lógicamente una norma.

Se trata de presupuestos del injusto típico que sólo pueden ser determinados mediante una especial valoración de la situación del hecho». En el delito de asesinato (art.139) pueden considerarse elementos descriptivos la producción de la muerte (matar) y el sujeto pasivo (a otro); pero la alevosía que el tipo exige es un concepto que depende de lo que el ordenamiento entienda por tal (art.21.1ª), y de la valoración que el juez haga de los hechos presentados.

Estos elementos, los normativos, derivan de valoraciones jurídicas (la alevosía, por ejemplo), pero también sociales (lo que se entienda por «grave», por ejemplo, cuando algunos tipos lo exigen). En realidad, aunque esta dicotomía entre elementos descriptivos y normativos sea habitual, es menos nítida de lo que se ha dicho en el texto.

¿Quién aplica el ius puniendi?

Adm. y Pen. Potestad del Estado para castigar mediante los dos sistemas represivos existentes en nuestro derecho: el derecho penal, que es aplicado por los jueces y tribunales, y el derecho administrativo sancionador, que es aplicado por la Administración.

¿Qué significa el término ius?

Ius es el equivalente latino de nuestro vocablo ‘derecho’. En un primer lugar ius significa el conjunto de normas que constituyen un ordenamiento jurídico (derecho objetivo). El derecho y la religión en la Roma antigua se desarrollan de modo contemporáneo y paralelo.

¿Cuál es el bien jurídico tutelado?

El bien jurídico tutelado hace referencia a la protección jurídica que se otorga cuando distintos intereses humanos son receptados y regulados por el derecho de manera tal que se transforman en bienes jurídicos con un estatus especial del que se derivan consecuencias jurídicas.

¿Cuál es la diferencia entre derecho penal y criminologia?

La evolución de las conductas criminales – Las conductas criminales han evolucionado a lo largo del tiempo y según las sociedades y sus respectivas culturas. El delito es el conjunto de conductas dañinas para la sociedad y el legislador debe definir la conducta que merece recibir el autor del delito, pero también quien establecerá la política criminal apropiada para delimitar, prevenir o reprimir ese acto delictivo.

  1. Aunque no todas las sociedades consideran punitivas las actuaciones personales o sociales.
  2. Así, por ejemplo, el adulterio es considerado en algunos países como motivo de pena de muerte y en España fue un delito hasta 1978, con penas de hasta 6 años de cárcel.
  3. Para la Criminología, el delito se afronta como la conducta desviada respecto a la norma que dicta la sociedad,

Si el Derecho Penal se considera como la ciencia de lo que » debe ser», la Criminología es la ciencia del «ser» e identifica el método utilizado para actuar sobre la conducta humana, sobre el concepto normativo legal del delito, sobre cómo prevenir y reducir de una manera eficaz los ataques a la sociedad.

  • Por tanto, se puede concluir que entre el derecho penal y la criminología existe una interacción por la que se puede afirmar, sin duda, que la Criminología sin Derecho Penal está ciega y el Derecho Penal sin Criminología es una ciencia estéril.
  • Existen muchos ejemplos de esta afirmación: los delitos contra la seguridad vial (arts.379 y ss.

CP) o los delitos contra la seguridad colectiva (arts.341 y ss. CP) afectan a bienes jurídicos colectivos y existen para preservar principios como la vida o la salud. En este caso, en lugar de esperar a que se produzca una lesión concreta, el ordenamiento opta por castigar las conductas que generen peligro,

¿Qué es el delito en el derecho?

Biblioteca – artículos electrónicos CAPITULO II. EL DELITO.2.1 EL DELITO DEFINICION LEGAL Y DOCTRINARIA. Definición legal del Delito: de acuerdo con el artículo 7° del Código Penal del Estado, «el Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales».

La palabra «delito», deriva del supino delictum del verbo delinquere, a su vez compuesto de linquere, dejar y el prefijo de, en la connotación peyorativa, se toma como linquere viam o rectam viam: dejar o abandonar el buen camino». Para González Quintanilla, el Delito «es un comportamiento típico, antijurídico y culpable».

Para Ignacio Villalobos, el Delito «es un acto humano típicamente antijurídico y culpable». Para Rafael de Pina Vara, el Delito «es un acto u omisión constitutivo de una infracción de la ley penal», Como se puede observar de las definiciones anteriormente citadas, se hace abstracción de la imputabilidad, ya que ésta implica la capacidad de ser sujeto activo del delito, o sea, no es un comportamiento propio del delito.

La imputabilidad no es mencionada, por tratarse de una referencia al delincuente, no al delito. La imputabilidad como concepto penal se reduce a la capacidad de ser activo del delito, con dos referencias: a) un dato de orden objetivo, constituido por la mayoría de edad dentro del derecho penal, que puede o no coincidir con la mayoría de edad civil o política y; b) un dato de orden subjetivo, el que expresado en sentido llano se reduce a la normalidad mental, normalidad que comprende la capacidad de querer y comprender «el significado de la acción».2.2 ELEMENTOS DEL DELITO.- El Delito tiene diversos elementos que conforman un todo.

Para Maurach el delito es una acción típicamente antijurídica, atribuible; para Berling es la acción típica, antijurídica, culpable, sometida a una adecuada sanción penal y que llena las condiciones objetivas de penalidad; Max Ernesto Mayer define al delito como acontecimiento típico, antijurídico e imputable; Eduardo Mezger afirma que el delito es una acción típicamente antijurídica y culpable; para Jiménez de Asúa es un acto típicamente antijurídico culpable, sometido a veces a condiciones objetivas de penalidad imputable a un hombre y sometido a una sanción penal.

De las definiciones anteriormente citadas así como las que se señalaron en párrafos anteriores, nos muestran como elementos del delito, según su concepción positiva y negativa, son los siguientes: Positivos Negativos. a) Conducta a) Ausencia de conducta b) Tipicidad b) Ausencia de tipo o atipicidad. c) Antijuricidad c) Causas de justificación.

d) Imputabilidad. d) Inimputabilidad. e) Culpabilidad e) Inculpabilidad. f) Condicionalidad objetiva f) Falta de condiciones objetivas. g) Punibilidad g) Excusas absolutorias. De acuerdo a nuestro Derecho Positivo Mexicano, el Código Penal para el Distrito Federal, en su artículo séptimo define al delito como el «acto u omisión que sancionan las leyes penales», así la conducta o hecho se obtiene de este artículo y del núcleo respectivo de cada tipo o descripción legal.

  1. La tipicidad se presentará cuando exista una adecuación de dicha conducta a alguno de los tipos descritos en el Código Penal; la antijuricidad se presentará cuando el sujeto no esté protegido por una causa de licitud descrita en el artículo 15 del Código Penal.
  2. La imputabilidad se presenta cuando concurre la capacidad de obrar en el Derecho Penal, es decir, que no se presente la causa de inimputabilidad descrita en la fracción VII del artículo 15 de la Ley Penal Federal.
See also:  Normas Que Regulan La Calidad Del Aire?

Habrá culpabilidad de acuerdo a los artículos 8 y 9 de nuestra ley penal. La punibilidad existe cuando no se presentan las excusas absolutorias descritas por nuestro Derecho Positivo (federal). Las condiciones objetivas de punibilidad se presentan cuando al definir la infracción punible se establecen requisitos constantes, pero aparecen variables de acuerdo a cada tipo penal; pueden o no presentarse.

Como se puede observar, el delito tiene un gran contenido en cuanto a los elementos que lo componen y en relación a éstos, existen diversas corrientes de la doctrina, los cuales tratan de explicar algunos de ellos, como la teoría causalista y finalista de la acción, la teoría psicologista y normativista, el modelo lógico y la teoría sociologista.

Ahora, entraremos al estudio de cada uno de los elementos que componen al delito: 2.2.1. LA CONDUCTA.- La conducta es el primer elemento básico del delito, y se define como el comportamiento humano voluntario, positivo o negativo, encaminado a un propósito.

  • Lo que significa que sólo los seres humanos pueden cometer conductas positivas o negativas, ya sea una actividad o inactividad respectivamente.
  • Es voluntario dicho comportamiento porque es decisión libre del sujeto y es encaminado a un propósito porque tiene una finalidad al realizarse la acción u omisión.

La conducta puede ser de acción o de omisión y esta última se subdivide en omisión simple y comisión por omisión. La conducta tiene tres elementos: 1) un acto positivo o negativo (acción u omisión).2) un resultado.3) una relación de causalidad entre el acto y el resultado.

  • a) movimiento; b) resultado;
  • c) relación de causalidad.

La acción en sentido estricto, es la actividad voluntaria realizada por el sujeto, consta de un elemento físico y de un elemento psíquico, el primero es el movimiento y el segundo la voluntad del sujeto, esta actividad voluntaria produce un resultado y existe un nexo causal entre la conducta y el resultado.

  1. Dicho resultado de la acción debe ser sancionado por la ley penal, es decir, deberá configurar un delito descrito y penado en la ley, será intrascendente que lesione intereses jurídicos protegidos por la ley o sólo los ponga en peligro según el tipo penal.
  2. Según nuestro Derecho Positivo Mexicano, en el Código Penal en su artículo séptimo, el delito es «el acto u omisión que sancionan las leyes penales», de donde se desprende el elemento conducta pudiéndose presentar como una acción u omisión.

Así pues, la omisión, dice Cuello Calón, es «la inactividad voluntaria cuando existe el deber jurídico de obrar». La omisión tiene cuatro elementos: a) Manifestación de la voluntad. b) Una conducta pasiva. (inactividad). c) Deber jurídico de obrar. d) Resultado típico jurídico.

Estos delitos se clasifican en delitos de omisión simple o propios y delitos de comisión por omisión o impropios, respondiendo a la naturaleza de la norma, los primeros consisten en omitir la ley, violan una preceptiva, mientras los segundos, en realizar la omisión con un resultado prohibido por la ley.

La primera no produce un resultado material, la segunda sí. En los delitos de simple omisión, se viola una norma preceptiva penal, mientras en los de comisión por omisión se viola una norma preceptiva penal o de otra rama del derecho y una norma prohibitiva penal.

Los delitos de omisión simple producen un resultado típico, y los de comisión por omisión un resultado típico y uno material. En los delitos de omisión simple, se sanciona la omisión y en los de comisión por omisión, no se sanciona la omisión en sí, sino el resultado producido. Ahora bien, el aspecto negativo de la conducta es la ausencia de conducta, la cual abarca la ausencia de acción o de omisión de la misma, en la realización de un ilícito.

Nuestro Derecho Positivo Mexicano, en el artículo 15 del Código Penal Federal, en su fracción primera, determina como causa de exclusión del delito: «el hecho se realice sin intervención de la voluntad del agente», esto es la afirmación de que no puede constituir una conducta delictiva cuando no se presenta la voluntad del agente.

El artículo 12 del Código Penal del Estado, menciona como causas excluyentes de incriminación, en su facción I. «el violar la ley penal por fuerza física irresistible o cuando haya ausencia de voluntad del agente».2.2.2 LA TIPICIDAD. La tipicidad es la adecuación de la conducta al tipo penal. En este sentido diversos autores han dado su definición de tipicidad; dentro de las más importantes tenemos la expresada por Francisco Blasco y Fernández de Moreda, la cual dice: «la acción típica es sólo aquella que se acomoda a la descripción objetiva, aunque saturada a veces de referencia a elementos normativos y subjetivos del injusto de una conducta que generalmente se reputa delictuosa, por violar, en la generalidad de los casos, un precepto, una norma, penalmente protegida» Se debe tener cuidado de no confundir la tipicidad con tipo, la primera se refiere a la conducta, y el segundo pertenece a la ley, a la descripción o hipótesis plasmada por el legislador sobre un hecho ilícito, es la fórmula legal a la que se debe adecuar la conducta para la existencia de un delito.

La tipicidad se encuentra fundamentada en el artículo 14 Constitucional, párrafo tercero, que a la letra dice: «En los juicios de orden criminal, queda prohibido imponer, por simple analogía y aún por mayoría de razón, pena alguna que no esté decretada por una ley exactamente aplicable al delito de que se trata».

  1. Es importante diferenciar la atipicidad de la falta de tipo, siendo que en el segundo caso, no existe descripción de la conducta o hecho, en la norma penal.

2.2.3. LA ANTIJURICIDAD. La antijuricidad la podemos considerar como un elemento positivo del delito, es decir, cuando una conducta es antijurídica, es considerada como delito. Para que la conducta de un ser humano sea delictiva, debe contravenir las normas penales, es decir, ha de ser antijuridica.

La antijuricidad es lo contrario a Derecho, por lo tanto, no basta que la conducta encuadre en el tipo penal, se necesita que esta conducta sea antijurídica, considerando como tal, a toda aquella definida por la ley, no protegida por causas de justificación, establecidas de manera expresa en la misma.

La causa de justificación, es cuando es un hecho presumiblemente delictuoso falta la antijuricidad, podemos decir: no hay delito, por la existencia de una causa de justificación, es decir, el individuo ha actuado en determinada forma sin el ánimo de transgredir las normas penales, Así, si un hombre ha matado a otro, en defensa de su vida injustamente atacada, estará en una causa de justificación, excluyéndose la antijuricidad en la conducta del homicida.2.2.4.

LA CULPABILIDAD. El concepto de la culpabilidad, dependerá de la teoría que se adopte, pues no será igual el de un psicologista, el de un normativista o el de un finalista. Así, el primero diría, la culpabilidad consiste en el nexo psicológico que une al sujeto con la conducta o el resultado material, y el segundo, en el nexo psicológico entre el sujeto y la conducta o el resultado material, reprochable, y el tercero, afirmaría, que la culpabilidad es la reprochabilidad de la conducta, sin considerar el dolo como elemento de la culpabilidad, sino de la conducta.

La culpabilidad en la tesis finalista se reduce a la reprochabilidad y a diferencia de la teoría normativa el dolo y la culpa no son elementos de la culpabilidad porque son contenido del tipo. «la culpabilidad es por lo tanto, responsabilidad, apartándose consecuentemente de los normativistas mantienen el dolo y la culpa en la culpabilidad, constituyendo como se afirma por un sector un mixtum compositum, de cosas no pueden mezclarse».

  • La culpabilidad es un elemento básico del delito y es el nexo intelectual y emocional que una al sujeto con el acto delictivo.

2.2.5. LA PUNIBILIDAD. La punibilidad es un elemento secundario del delito, que consiste en el merecimiento de una pena, en función o por razón de la comisión de un delito; dichas penas se encuentran señaladas en nuestro Código Penal. Cuello Calón, considera que la punibilidad no es más que un elemento de la tipicidad, pues el hecho de estar la acción conminada con una pena, constituye un elemento del tipo delictivo.

Guillermo Saucer, dice que la punibilidad «es el conjunto de los presupuestos normativos de la pena, para la ley y la sentencia, de acuerdo con las exigencias de la Idea del Derecho». Por su parte Ignacio Villalobos, tampoco considera a la punibilidad como elemento del delito, ya que el concepto de éste no concuerda con el de la norma jurídica: » una acción o una abstención humana son penadas cuando se les califica de delictuosas, pero no adquieren este carácter porque se les sancione penalmente.

Las conductas se revisten de delictuosidad por su pugna con aquellas exigencias establecidas por el Estado para la creación y conservación del orden en la vida gregaria y por ejecutarse culpablemente. Mas no se pueden tildar como delitos por ser punibles».

El aspecto negativo de la punibilidad se llama excusa absolutoria. Jiménez de Asúa dice que son excusas absolutorias las causas que hacen que a un acto típico, antijurídico, imputable a un autor y culpable, no se asocie pena alguna por razones de utilidad pública. Las excusas absolutorias son aquellas circunstancias específicamente señaladas en la ley y por las cuales no se sanciona al agente.

Así como la punibilidad no es considerada por muchos autores de elementos del delito, así tampoco la imputabilidad como se mencionó en el capítulo anterior. LA IMPUTABILIDAD. La imputabilidad es la capacidad de querer y entender, en el campo del Derecho Penal.

Querer es estar en condiciones de aceptar o realizar algo voluntariamente y entender es tener la capacidad mental y la edad biológica para desplegar esa decisión. El aspecto negativo de la imputabilidad es la inimputabilidad, consistente en la incapacidad de querer y entender en el mundo del Derecho.

Son aquellas causas en las que si bien el hecho es típico y antijurídico, no se encuentra el agente en condiciones de que se le pueda atribuir el acto que perpetró. Por lo tanto, ésta implica la capacidad de ser sujeto activo del delito, o sea, no es un comportamiento propio del delito.

  1. En el Código Penal del Estado, se encuentra contemplada la imputabilidad en el artículo 15, así como también en el artículo 16 mencionas las causas de inimputabilidad.
See also:  Como Estan Estructuradas Las Normas De Informacion Financiera?

2.3 FORMAS DE COMISION DE LOS DELITOS. Como se ha venido mencionando en los capítulos anteriores, el artículo 7° del Código Penal del Estado de Michoacán, aduce: «Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales. Los delitos pueden ser: I. Dolosos; II.

  • Culposos. El delito es doloso cuando el agente quiere o acepta el resultado, o cuando éste es consecuencia necesaria de la conducta realizada.
  • El delito es culposo cuando habiéndose previsto el resultado, se confió en que no se produciría; cuando se causó por impericia o ineptitud».
  • El dolo y la culpa, son especies o formas de culpabilidad de acuerdo al psicologismo.

El dolo para Cuello Calón es: «la voluntad consciente dirigida a la ejecución de un hecho que es delictuoso». Eduardo López Betancourt, menciona al dolo: » consistente en el conocimiento de la realización de circunstancias que pertenecen al tipo, y voluntad o aceptación de realización del mismo».

  • Carrara, por su parte, expuso que la culpa es una voluntaria omisión de diligencia, donde se calculan las consecuencias posibles y previsibles del mismo hecho.

: Biblioteca – artículos electrónicos

¿Cómo se le llama al conjunto de normas jurídicas que regulan la conducta de las personas?

El Derecho es un sistema u orden normativo e institucional que regula la conducta externa de las personas, inspirado en los postulados de justicia y certeza jurídica, que regula la convivencia social y permite resolver los conflictos de relevancia jurídica, pudiendo imponerse coactivamente.

¿Que regula el derecho penal ejemplos?

El Derecho Penal se ubica dentro del Derecho Público toda vez que el Estado interviene activamente en la solución de conflictos buscando preservar el orden y la paz públicos. El Derecho Penal es el conjunto de normas jurídicas por medio de las cuales el Estado define las conductas u omisiones que constituyen delitos, así como las penas y/o medidas de seguridad para sancionar a quienes incurren en la comisión de esos delitos.

¿Cuántos sistemas normativos hay?

Ante tal situación, se inventaron distintos órdenes normativos para regular la conducta social de manera simultánea, dando como resultado la configuración de cuatro tipos de normas: jurídicas, morales, religiosas y convencionalismos sociales.

¿Qué es la tipicidad y un ejemplo?

El Tipo Penal, la Tipicidad y la Tipificación Penal – TIPO PENAL. Descripción de un acto omisivo o activo como delito establecido en el presupuesto jurídico de una ley penal. Asi por ejemplo tenemos un tipo penal en la norma jurídico-penal: La parte sombreada es el tipo penal. Los tipos penales están compilados en Parte Especial del un Código Penal. El tipo penal es el concepto legal y se las compila en un código. TIPICIDAD. Adecuación del acto humano voluntario ejecutado por el sujeto a la figura descrita por la ley como delito,

  • Es la adecuación, el encaje, la subsunción del acto humano voluntario al tipo penal.
  • Si se adecua es indicio de que es delito.
  • Si la adecuación no es completa no hay delito.
  • La tipicidad es la adecuación de un hecho cometido a la descripción que de ese hecho se hace en la ley penal «.
  • La adecuación debe ser jurídica, no debe se una adecuación social.

Como ejemplo de esta última podemos citar: invitar una copa a servidor público (cohecho) o golpes en el boxeo (lesiones). Estos se estiman comportamientos adecuados socialmente, no deben considerarse típicos y mucho menos antijurídicos ni penalmente relevantes.

¿Cómo se configura el delito?

La teoría del delito se ha encargado de estudiar los elementos comunes a todos los delitos, es decir los elementos necesarios que requieren los delitos para su configuración. Doctrinalmente se ha establecido que los elementos esenciales para la configuración del delito son tres: tipicidad, antijuricidad y culpabilidad.

En tal sentido, si la conducta realizada por un sujeto es típica, antijurídica y culpable, entonces nos encontraríamos frente a un delito. Estos elementos, vale decir, se rigen por la preclusividad. Esto quiere decir que para que se configure el delito se deben haber verificado los tres, uno después del otro, porque si uno no se verifica, entonces no se podrá pasar a analizar el siguiente.

En el presente artículo nos encargaremos de mencionar brevemente los elementos del delito y de desarrollar, es específico, el elemento de culpabilidad. Para empezar, es necesario tener en consideración como presupuesto a los elementos esenciales del delito, que son la tipicidad, la antijuricidad y la culpabilidad.

  • En primer lugar, la tipicidad analiza si la conducta o el hecho realizado por el sujeto están previstos en la ley penal.
  • En segundo lugar, la antijuricidad analiza si la conducta típica está permitida por el ordenamiento jurídico, esto porque lo antijurídico es aquello contrario a derecho, pero no todo lo típico es antijurídico.

En tercer lugar, la culpabilidad analiza a la persona y su culpabilidad en la acción realizada; en tal sentido, se analiza la imputabilidad del delito a la persona, por ello el conocimiento del delito es necesario para establecer la culpabilidad: no comete delito aquella persona que no sabe que su conducta es típica y antijurídica.

Con todo esto se puede afirmar que los dos primeros elementos del delito giran en torno a la acción del sujeto (conducta), mientras que el tercer elemento gira en torno al sujeto mismo. Una vez establecidos los tres elementos, nos abocaremos al análisis del tercer elemento esencial del delito: la culpabilidad.

Este elemento tiene el foco de análisis puesto en la imputabilidad del injusto penal, Lo que se analiza es si el hecho típico y antijurídico puede ser imputable a la persona. Entonces la culpabilidad se centra en el estudio de la persona misma. Ahora bien, la doctrina ha proporcionado una suerte de metodología para realizar el análisis de culpabilidad.

Se han establecido determinados elementos que forman parte de dicho análisis: la imputabilidad, el conocimiento de la antijuricidad y la exigibilidad de otra conducta. Es necesario que estos tres elementos estén presentes en el análisis para que se establezca la culpabilidad del sujeto, caso contrario no hay culpabilidad.

A continuación, desarrollaremos individualmente cada uno de estos elementos esenciales para determinar la culpabilidad del sujeto en el delito.

Imputabilidad

Existen dos requisitos para que el sujeto sea imputable. En primer lugar, el sujeto debe ser mayor de edad al momento de realizar la conducta. En tal sentido, los menores de edad son inimputables y por tanto no responden por el delito. Respecto a estos, no se aplica el código penal, pero sí pueden aplicarse otras normas como el Código de los Niños y Adolescentes.

Eso significa que, si bien son inimputables penalmente, igualmente son sancionados a través de la aplicación de otras normas. En segundo lugar, el sujeto debe tener la capacidad de comprender su conducta. Por ende, una persona que posee problemas psíquicos o mentales no tiene la capacidad de reconocer su conducta y, por ello, es inimputable.

En relación a la imputabilidad, además, es necesario acotar que existen casos de imputabilidad restringida, los cuales implican que el sujeto sí responde por el delito, pero no plenamente. En tal sentido, no son plenamente imputables. El primer supuesto de imputabilidad restringida son los sujetos menores de 21 años o mayores de 65 años.

  • En estos casos, la pena podría ser atenuada.
  • No obstante, esta disminución de pena no se aplica en determinados delitos, que son normalmente delitos graves.
  • El segundo supuesto de imputabilidad restringida son los sujetos que no están en plena capacidad de comprensión de la realidad: drogadictos y ebrios.

En estos casos se asume que tiene una capacidad de comprensión parcial, por lo que el juez queda facultado para atenuar la sanción. No obstante, no se aplica la atenuación de pena cuando el sujeto, de forma intencional, se coloca en estado de ebriedad o drogadicción para cometer el delito.

Conocimiento de la antijuricidad

Este conocimiento implica que para que una persona sea culpable debe saber que su conducta es delito, es decir que está prevista en el ordenamiento jurídico como delito. Cabe recalcar que este conocimiento es distinto al conocimiento que encontramos en el dolo.

En este caso, el sujeto no debe saber específicamente qué delito está cometiendo o cuáles son sus elementos, sino que debe ser consciente de que eso es sancionado penalmente. En tal sentido, no es necesario que sepa calificar adecuadamente el delito. Por ello, si el sujeto, al momento de realizar la conducta, no sabe que está cometiendo un delito, entonces no es culpable, por lo que no es sancionado.

Existen dos supuestos en los que, si se alegan, es posible la exención penal. El primero es el error de prohibición, que se alega cuando el sujeto no sabe que la conducta que está cometiendo es delito. Se parece al error de tipo (juicio de tipicidad): cuando es invencible se produce la exención de la pena, es decir no hay sanción.

En cambio, cuando es vencible no se le exime de la pena, es decir sólo se genera una atenuación de la pena.El segundo es el error de comprensión cultural, el cual también está relacionado al desconocimiento de la persona sobre si su conducta es delito o no, pero en este sí se establece la razón por la que no conoce la antijuricidad de su conducta: su cultura o sus costumbres.

La premisa de la que se parte en este caso es que en la sociedad peruana hay diversas culturas (a pesar de la existencia de una mayoritaria). Hay comunidades que tienen otros valores y reglas sociales, entonces lo que hace este supuesto es reconocerles el respeto a sus valores.

Exigibilidad de otra conducta

Para analizar la culpabilidad del sujeto, es necesario cuestionarse, además, si es posible exigirle una conducta alternativa a la realizada, la cual evidentemente configura un delito. En este requisito, existen algunos supuestos en los que no es posible exigir al sujeto una conducta diferente a la ejecutada.

En ese sentido, estaríamos haciendo referencia a supuestos que eliminan la exigibilidad de otra conducta. El primer supuesto es el miedo insuperable, el cual debe ser el miedo que lleva a que la persona no pueda controlar su conducta. En tal caso, si se acredita, llevaría a que no se le pueda exigir una conducta distinta a la ya realizada.

El segundo supuesto es el estado de necesidad exculpante o disculpante, en este supuesto hay dos bienes jurídicos del mismo valor. Es decir, ambos están al mismo nivel, se trata de bienes jurídicos iguales: vida de dos personas, libertad de dos personas e integridad de dos personas, por ejemplo.

  • El sujeto, entonces, para salvar uno de ellos debe sacrificar al otro.
  • El código tiene un supuesto de estado de necesidad exculpante expresamente regulado en el artículo que regula el aborto terapéutico (art 119°).
  • No obstante, se exige en este artículo como requisito el consentimiento de la gestante.
See also:  Cual Es La Nomenclatura De Las Normas?

Si no concurren los tres elementos, el sujeto no es culpable y si no es culpable no hay delito, por lo que no cabe sanción penal. Ahora bien, en nuestro Código Penal no se utiliza el término culpabilidad, sino el término responsabilidad. Cabe preguntarnos si ambos términos son iguales.

La respuesta es negativa, no se trata de términos iguales: el término responsabilidad es más amplio que el término culpabilidad. Para que una persona sea responsable se requiere la concurrencia de dos elementos: en primer lugar, la persona debe ser culpable del delito (haber pasado el análisis de culpabilidad) y, en segundo lugar, se deben requerir necesidades preventivas ; es decir, debe acreditarse que en el caso concreto es necesario aplicar una sanción al sujeto para que no vuelva a cometer el delito.

En tal sentido, cuando la persona ha cometido un delito de mínima gravedad, se autoriza al juez de eximirlo de responsabilidad penal, esto porque no hay necesidad de aplicar una sanción. Entonces, existen conductas típicas, antijurídicas y culpables que pueden ser no sancionadas penalmente.

¿Qué es el derecho normativo ejemplos?

Ejemplos de Derecho Normativo ⚖️ El derecho o sistema normativo es el conjunto de leyes o normas que aplican los estados de derecho para mantener el orden en la sociedad. El mismo se aplica mediante diversos entes u organizaciones que funcionan bajo la regulación del estado.

  • El derecho normativo se aplica con el fin de que los ciudadanos cumplan y convivan bajo una serie de reglas establecidas por la sociedad.
  • De este modo, se facilita la convivencia y el respeto de las leyes por parte de los ciudadanos y todos los integrantes de un estado de derecho democrático.
  • El estado es el principal encargado de que el sistema normativo se aplique de manera correcta en cualquier sociedad.

Debido, a que él mismo debe velar por el correcto funcionamiento de los entes u organizaciones que a su vez regulan dichos sistemas normativos. El orden jurídico tiene a su vez una muy estrecha relación con el lineamiento jurídico de las naciones autónomas.

¿Qué es el derecho penal y un ejemplo?

El derecho penal es la rama del derecho que establece y regula el castigo de los crímenes o delitos, a través de la imposición de ciertas penas (como la reclusión en prisión, por ejemplo).

¿Qué es el derecho penal subjetivo ejemplos?

El Derecho Penal desde un punto de vista subjetivo El derecho penal subjetivo (también conocido como ius puniendi o potestad punitiva) se define como las facultades que el derecho le da a alguien para que ese alguien pueda castigar o imponer sanciones a aquellos individuos que no cumplan con las conductas que se exigen en la norma.

Para concluir con la fundamentación de la existencia del derecho penal, decir que la misma se basa principalmente en la necesidad, ya que se considera en este punto que el derecho penal es necesario para proteger los considerados como bienes jurídicos más preciados contra las lesiones que determinados sujetos puedan provocar en los mismos a consecuencia de un comportamiento o una conducta considerada como intolerable y para ello se utiliza la imposición de sanciones por parte del Estado, sanciones que pueden ser penas, medidas de seguridad u otras consecuencias accesorias.

Es relevante, en primer lugar, hacer referencia a que el concepto de derecho penal, puede explicarse a partir de múltiples definiciones y puntos de vista. Puede entenderse como derecho penal objetivo, como derecho penal subjetivo, como ciencia del derecho y además, podemos acercarnos al concepto de derecho penal bien desde un punto de vista formal, o bien desde un punto de vista material.

  • Así, uniendo los distintos puntos de vista podemos definir el derecho penal como el conjunto de normas jurídicas existentes que se encargan de proteger intereses esenciales de la comunidad, lleva a cabo la regulación del poder punitivo del Estado a la hora de configurar ciertos comportamientos como delitos o estados peligrosos y asigna a los mismos determinadas consecuencias jurídicas que se denominan sanciones.
  • En nuestra sociedad es el Estado el que tiene dichas facultades (es el titular del ius puniendi), por eso se puede considerar el derecho subjetivo como la expresión de un acuerdo democrático tomado en uso de las facultades conferidas por la ciudadanía y que está dirigido a todos bajo amenaza de sanción.
  • Sin embargo, también hay que hacer referencia a que el derecho penal subjetivo limita el poder punitivo del Estado tanto a lo que a la creación de normas jurídicas penales se refiere como a la aplicación de dichas normas penales a los ciudadanos que infrinjan lo contenido en las mismas, es decir, a los ciudadanos que realicen una conducta que esté prohibida por ellas.
  • Frente a la definición del derecho penal desde un punto de vista subjetivo, nos encontramos con la definición del mismo desde un punto de vista objetivo, que nos acerca al concepto de derecho penal como el conjunto de normas jurídico-penales que se encargan de la regulación de una sociedad en concreto.
  • Esta diferenciación que se le da al derecho penal según el punto de vista que utilicemos es importante, ya que el derecho penal objetivo puede ser considerado como necesario para que tenga sentido lo que recoge el derecho penal subjetivo, ya que en nuestra sociedad, el Estado, que es el que está facultado para penar comportamientos delictivos, necesita de las normas jurídico-penales que regulen dichos comportamientos (hechos) y las sanciones en caso de que un individuo realice conductas basadas en lesionar bienes jurídicos protegidos (consecuencia jurídica).
  • Además, si hablamos del derecho penal subjetivo, hay que hacer una especial mención a los límites de dicho ius puniendi, estos límites estarían formados por distintos principios y garantías entre los que estarían los siguientes:
  1. El principio de legalidad.
  2. El principio de exclusiva protección de bienes jurídicos.
  3. El principio de subsidiariedad, intervención mínima o ultima ratio y carácter fragmentario.
  4. El principio de efectividad, eficiacia o idoneidad.
  5. El principio de proporcionalidad.
  6. El principio de culpabilidad.
  7. El principio de responsabilidad subjetiva.
  8. El principio de responsabilidad personal.
  9. El principio de humanidad o humanización y de resocialización.

Hay que tener en cuenta lo que se entiende como fundamento del derecho penal, más en concreto lo que sería la fundamentación del ius puniendi,

  1. La legitimación formal del derecho penal está clara, ya que la misma se refiere a la facultad que la ley recoge y que permite al Estado la imposición de sanciones penales siempre y cuando un sujeto realice un comportamiento contrario al que la ley permite o evade el realizar una determinada conducta que la ley obliga, pese a que dicha legitimación no explica realmente de donde procede la legitimación de la ley para facultar al Estado de este modo.
  2. Sin embargo, los problemas los encontramos en cuanto a lo que a la legitimación material se refiere, es decir, los problemas aparecen respecto a que determinados sectores de la doctrinan niegan la propia existencia del ius puniendi.
  1. En la actualidad no hay duda según lo que determina la doctrina mayoritaria, de que en las distintas sociedades, es al Estado al que debe de corresponder la titularidad del ius puniendi, independientemente de que como decimos, determinados autores no consideren ni la necesidad de existencia del mismo.
  2. Por tanto, sobre la legitimación del ius puniendi, hay que tener en cuenta en primer lugar, que en ciertos momentos históricos, no se recogía la necesidad de la existencia de un derecho a castigar (principalmente en aquellos momentos históricos donde la teología estaba muy por encima, de lo jurídico, y el delito se consideraba como un pecado público por lesionar a la divinidad, y no como a día de hoy se entiende como una lesión al orden público).
  3. Además, hay que tener destacar también en cuanto a dicha legitimidad del ius puniendi que a día de hoy, existen sectores doctrinales que niegan que sea un ente político organizado (como es el Estado en nuestro caso) el que tenga legitimidad y esté por tanto, facultado para imponer penas cuando los ciudadanos realicen comportamientos considerados intolerables por las normas jurídicas penales, por lesionar o poner en peligro ciertos bienes jurídicos que se considera hay que proteger.
  4. A las tesis que defienden estos planteamientos se les denomina tesis abolicionistas (porque en su mayoría lo que se intenta conseguir en último término, es la abolición o la supresión del derecho penal) como serían las siguientes:
  1. Las tesis anarquistas, lo que niegan es la existencia de la legitimación del Estado e incluso niegan también la del derecho.
  2. Las tesis marxistas, que pretenden que no exista el Estado (ni las clases sociales).
  3. Otras tesis más extremistas, entre las que se encontraría la del psicoanálisis, hablan de la existencia del derecho penal, sólo por el hecho de la necesidad de descargar la violencia frente a ciertas personas, personas que serían los delincuentes, y cuyos castigos se entienden como un medio de dominación de los fuertes frente a los débiles.
  • Más en concreto, el psicoanálisis determina que los condenados por delincuentes, se castigan justamente por el hecho de que la sociedad pueda canalizar su agresividad de algún modo, como sería el hacerlo por medio del derecho penal.
  • Sin embargo, dichas tesis tienen numerosas incoherencias, por lo que fracasaron y son consideradas normalmente como tesis en las cuales se ocultan planteamientos políticos respecto a la cuestión de la legitimidad punitiva.
  • Por tanto, concluiremos diciendo que lo que fundamenta realmente la existencia del derecho penal es la necesidad que existe respecto al mismo, ya que este se precisa para que se pueda proteger a la sociedad evitando que se cometan delitos, y por tanto, protegiendo los bienes jurídicos más preciados contra las lesiones que se puedan producir en los mismos.
  • De este modo, parece imposible en la actualidad no recurrir al derecho penal para proteger dichos bienes, por considerarse este como el medio más beneficioso a la hora de prevenir delitos, siempre y cuando se lleve a cabo la limitación de la actuación del Estado en cuanto a la creación y aplicación del derecho penal.
  • Por ello, no se puede hacer una diferenciación entre lo que es el fundamento funcional del político, ya que para que el derecho penal cumpla con su función de protección es preciso, que exista alguien facultado para su aplicación y como ese alguien en nuestra sociedad es el Estado, surge la introducción del fundamento político dentro de lo que es el ius puniendi, dependiendo por tanto el derecho penal del modelo de Estado.

: El Derecho Penal desde un punto de vista subjetivo